A la espera de los radicales

En su Convención, la UCR avanzará hacia una alianza con el PRO

12-03-2015
Compartir

La Convención de la UCR concentra todas las miradas. Todo está dado para comenzar a dar los pasos necesarios para formalizar una alianza con el PRO. De esa manera, una fórmula encabezada por Mauricio Macri competirá contra otra que tendrá un radical al frente. Uno de los dos candidatos que siguen en carrera ? Julio Cobos y Ernesto Sanz? deberá dar un paso al costado para que el voto radical no se divida y favorecer de esa manera un amplísimo triunfo de Macri en la primaria. La decisión radical implicará firmar la partida de defunción del FAUnen, de corta y penosa existencia. Tal vez algunos de sus actuales integrantes persista en la intención de presentar candidatos aprovechando que quedó un espacio libre para el progresismo, más allá de que no sea muy significativo.

Como la fecha límite para formalizar las alianzas es el 10 de junio, al PRO y a la UCR le quedarán menos de tres meses para definir las reglas de juego entre ellos. Las definiciones que deben tomar nos son pocas: elaborar un programa de gobierno común, definir una agenda parlamentaria, formar interbloques en ambas cámaras, establecer un mecanismo para conformar las listas de legisladores, acordar estrategias para las elecciones locales en donde aún no se haya dado ese paso y sentar las bases para la integración de un futuro gabinete.

¿Más socios?

Una alianza amplia que incluya a Sergio Massa está descartada por cuanto la mayoría del radicalismo quiere construir un espacio no peronista. Además, Macri no formaría parte del mismo espacio que Massa por lo cual los radicales deben optar entre uno u otro.

Mientras tanto, habrá piedra libre en las provincias para que los radicales que aspiren a ser gobernadores puedan tejer todo tipo de alianzas.

En algunos distritos del norte del país, con fuerte tradición peronista, se seguirá buscando un acercamiento con Massa. Será un premio consuelo para el líder del Frente Renovador por cuanto el resultado de la Convención radical no será favorable para sus pretensiones. Tampoco recibió buenas noticias desde el peronismo. La adhesión de Carlos Reutemann a la candidatura de Macri fue un hecho negativo. No tanto por lo que hoy represente el senadoren términos electorales sino por ser casi el prototipo del peronista que supuestamente se incorporaría al massismo por haber hecho un recorrido similar. Es decir, haber llegado al antikirchnerismo desde un origen peronista y un paso previo por el kirchnerismo. Por eso, haber perdido el apoyo de Reutemann, con quién se había mostrado el año pasado, es complicado para Massa.

La posibilidad de Massa de contar con un vice radical se aleja en la medida en que quién quiera ocupar ese cargo no lo hará con el aval partidario. Tal vez sea el momento para un replanteo de la estrategia de Massa y plantear una confrontación abierta con Macri una vez que quede oficializado que no competirán en las misma primaria.

La gran diferencia a su favor que creen tener los massistas es que aseguran gobernabilidad dado que cuentan con un grupo importante de ex funcionarios que acumulan mucha experiencia de gestión. A eso le sumarían la incorporación de sectores del peronismo que se encolumnarían detrás del liderazgo de Massa.

Pese al estancamiento que muestran en las encuestas sobre intención de voto, el tigrense sería un muy buen candidato para una hipotética segunda vuelta porque sería el preferido de quienes votaron por el candidato de la alianza UCR-PRO en un balotaje contra Scioli y sería el más apoyado por los votantes del gobernador bonaerense en una competencia contra Macri.Pero para ese momento todavía falta mucho y el calendario electoral tiene varias escalas previas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés