Carlos Astudillo (San Juan)

“Hemos logrado una buena combinación entre el control y el desarrollo”

En diálogo con El Economista, Astudillo repasa el camino recorrido por el sector en la provincia de San Juan, los planes a futuro y los desafíos del país para acercarse a su potencial minero

Carlos Astudillo
24-10-2021
Compartir

“La minería en San Juan es la cuarta economía y representa más del 70% de las exportaciones provinciales”, señala el ingeniero Carlos Astudillo, ministro de Minería de San Juan. En diálogo con El Economista, Astudillo repasa el camino recorrido por el sector en la provincia, los planes a futuro y los desafíos del país para acercarse a su potencial minero.

¿Qué balance hace del “efecto multiplicador” de la minería en San Juan? ¿En qué sentidos ha cambiado la provincia desde que comenzó a apostar de manera seria y consistente a la actividad minera?

Hace casi 6 años el Gobierno de San Juan puso en marcha un nuevo modelo minero provincial basado en tres pilares: un Estado Presente, el irrestricto cuidado ambiental y la participación ciudadana. A partir de este modelo de distribución de la renta minera, diseñamos la “D.I.A. social”. Hoy, en explotaciones metalíferas, la mano de obra sanjuanina ya supera el 90%. La minería en San Juan es la cuarta economía y representa más del 70% de las exportaciones provinciales. El compromiso social adquirido por las mineras, los gremios, las distintas empresas de servicios del sector, agrupados en sus respectivas cámaras, no solo desarrollan la industria minera, sino también la economía de la provincia, haciendo que San Juan tenga un modelo minero a seguir. Como muestra de ello, es necesario destacar que para obras de infraestructura en comunidades, solamente con fondos de fidecomisos mineros en los departamentos de Iglesia, Jáchal y Calingasta, el Ministerio de Minería invirtió (en salud, educación, caminos, mejoras en red de agua, impermeabilización de redes hídricas) en el último año más de $1.500.000.000. Esta matriz de distribución económica en favor de la ciudadanía es cada vez más potente, más rentable y más visible. Es un modelo de crecimiento con la minería presente llevado adelante por el gobernador de San Juan, Sergio Uñac. Y es un modelo a compartir.

La gran apuesta de San Juan es el cobre. Los proyectos en estudio, dijo Alberto Hensel en “San Juan Tierra Minera”, están “llamados a iniciar una nueva era del cobre en nuestro país”. El cobre y otros minerales, como el litio, son mencionados como determinantes para la transición energética que está empezando a hacer el mundo para detener el avance del clima climático. Eso asegura un piso de demanda alto, así como precios sostenidos para el cobre. ¿Coincide con eso?

El mundo está cambiando hacia un modelo con una perspectiva ambiental cada vez más fuerte. El cuidado del medio ambiente, para nuestro presente y futuras generaciones, la disminución de las emisiones de carbono, el cambio climático que golpea al mundo entero, son todas realidades que debemos atender sin dilaciones. El desafío de los sanjuaninos, de los argentinos, está dado en la necesidad de participación en este modelo global de desarrollo. La tecnología avanza a pasos agigantados, y su aplicación tanto en materia industrial como en mejoras ambientales, exige más cobre. No sirve, desde un punto de vista industrial, ambiental o económico, tenerlo como reserva. La conjunción actual entre el marco social local y las necesidades industriales mundiales son ideales para llevar adelante una explotación de cobre que cubra dichas necesidades, sin descuidar la faceta ambiental. En San Juan, la empresa DeProMinSA (Desarrollo de Prospectos Mineros S.A) presentó el Informe de Impacto Ambiental para la mina Josemaría, un polimetálico de Cu, después de más de dos décadas de la última presentación para una mina de Cu de estas características en Argentina. Me refiero a Bajo de la Alumbrera, en Catamarca, siendo esta la propuesta de inversión para el 2021 más alta en el país. Los altos precios internacionales del Cu, la demanda internacional del mismo, como así también las condiciones que ofrece San Juan para el sector hace posible que podamos decir que están dadas las condiciones para que en San Juan se dé inicio a la era del cobre.

La preocupación por el medio ambiente es creciente. La provincia tiene la Dirección de Fiscalización y Control Minero y el CIPCAMI, que dependen de la Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero. ¿Cree que han logrado una buena combinación entre el desarrollo de la actividad y el cuidado del ambiente?

Planteamos y desarrollamos el concepto de minería participativa. El desarrollo minero exige que la sociedad participe. Queremos mostrarle a la sociedad no solo que las cosas se hacen, sino que también se hacen bien.  Integramos técnicos de la comunidad a nuestros controles ambientales con el objetivo final de que sean ellos los voceros jerarquizados de las tareas que lleva adelante la Dirección de Fiscalización y Control Minero y el CIPCAMI, que dependen de la Secretaría de Gestión Ambiental y Control Minero. Pensamos que hemos logrado una buena combinación entre el control y el desarrollo, la participación ciudadana en los controles fortalece nuestro modelo.

A nivel nacional, el crecimiento de la actividad minera, comparado con países como Chile o Perú, es bajo todavía. ¿Qué cree que debería hacerse para que Argentina esté más cerca de su enorme potencial?

Actualmente, la minería Argentina está lejos del desarrollo alcanzado por la minería chilena y peruana. Entendemos que, para seguir potenciando la minería a nivel nacional, hay que continuar poniendo el valor el modelo sanjuanino. San Juan cuenta con estabilidad jurídica, equilibrio fiscal, desarrollo de infraestructura, tendidos energéticos. Contamos con un vasto sector de proveedores desarrollados en la provincia, sectores académicos y universitarios ampliamente capacitados y un Recurso Humano especializado. Algo no menor es que la actividad cuenta con extendida licencia social, algo que cuidamos y profundizamos. Lo anterior se vio reflejado en la pasada campaña de exploración: el 42% de la exploración total en el país, se realizó en San Juan. El modelo sanjuanino convoca a los inversores nacionales e internacionales. El ciclo de seminarios “San Juan Tierra Minera” fue un ejemplo de esa convocatoria.  El bien minero debe transformarse en un bien de la sociedad toda, y para ello debemos dar claridad y estabilidad a los inversores. Argentina va en ese camino.

Descargá el InfoHub de El Economista y LLYC: Minería en Argentina, claves estratégicas

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés