Vicegobernadores y ministros, las apuestas para retener poder

Los gobernadores intentan guarecerse en terreno conocido con candidatos surgidos de su círculo más próximo

06-06-2017
Compartir

No hay trazadas grandes estrategias nacionales, salvo la voluntad extendida de evitar las primarias abiertas para definir candidatos. Y, más allá de las lecturas nacionales que irremediablemente se hagan, las lógicas provinciales en cada uno de los casos amenaza con tener su preponderancia por sobre las disputas a nivel país. Tanto en el armado de las listas como en la alianzas posibles, como en la correlación de fuerzas entre espacios. En ese terreno, los gobernadores intentan guarecerse en terreno conocido, para retener poder y mantener su predominio. Con candidatos surgidos de su círculo más próximo. Y midiendo el pulso para establecer qué tipo de campaña llevar a cabo.

En ese sentido, ya hay varios vicegobernadores confirmados para encabezar las listas a legisladores nacionales en sus provincias y dejar a mitad de camino el mandato concedido hace dos años. El caso del cordobés Martín Llaryora es el más conocido. Compañero de fórmula de Juan Schiaretti en 2015, quedó nominado apenas se supo que Juan Manuel De la Sota desistía esta vez de postularse por una banca en Diputados. Diferencias entre los viejos socios de Unión por Córdoba y diagnósticos distintos sobre la coyuntura nacional alejaron al exgobernador de su idea original de presentarse, mientras que la postulación del exintendente de San Francisco fue promocionada como una apuesta por la renovación. En tanto, quedará para Schiaretti determinar el tono de la campaña, entre la oposición de baja intensidad con el Gobierno Nacional y la buena relación, hasta aquí con Cambiemos, que amenaza hacer una buena elección en la provincia con Héctor Baldassi a la cabeza.

El otro vice ya confirmado para disputar una banca en el Congreso Nacional es el chubutense Mariano Arcioni. Escribano público de profesión, Arcioni es un dirigente fiel al gobernador Mario Das Neves y encabezará la lista de Chubut Somos Todos para enfrentar a los candidatos todavía no definidos del Frente para la Victoria (el sindicalista Alfredo Béliz es una posibilidad) y a la lista de Cambiemos, que tendría como candidatos al radical Mario Cimadevilla, titular de la Unidad Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, o al macrista Ignacio Torres, coordinador del Plan Patagonia. Das Neves se mostró como un gobernador díscolo frente al Gobierno Nacional, aunque sin patear nunca el tablero ni romper los puentes de negociaciones. Considera que ese margen de acción puede mantenerlo sólo de retener la provincia. Su apuesta por Arcioni tiene que ver con esa necesidad de identificación casi absoluta con su candidato.

También hay vices que estaban en las gateras y perdieron chances o desistieron, por distintos motivos. Carlos Haquim, el compañero de fórmula de Gerardo Morales en Jujuy, es uno de los casos. A cargo de la presidencia del PJ provincial, pero en litigio luego de su intervención, estaba entre los nombres en danza por una lista alternativa a la oficialista, postulada por el Frente Renovador. Lo descartó hace unos días, sin definir todavía si apoyará al ministro de Salud de Morales, Mario Fiad, o si hará lo propio con una lista por fuera del Frente Cambia Jujuy. El otro caso es el del neuquino Rolando Figueroa, el vice de Omar Gutiérrez. Se especuló sobre el interés del gobernador y un sector del MPN por su candidatura, pero el propio Figueroa lo desestimó, diciendo que será más útil al mandatario y al partido en su cargo actual. Algo parecido sucede con el rionegrino Pedro Pesatti, vice de Alberto Weretilneck.

Mientras que hay dos vices que terminan mandato y pretenden ser parte de las listas. José Neder, aliado peronista, podría encabezar la lista de diputados de Gerardo Zamora, en Santiago del Estero. En tanto, el vice correntino Gustavo Canteros pretende suceder al gobernador Ricardo Colombi. Con suerte más esquiva. Se fue de ECO-Cambiemos la semana previa al triunfo del candidato de Colombi en la ciudad capital, algo que, se supone, fortalecerá al gobernador.

En cuanto a los ministros, el mencionado Fiad es uno de los casos. Pero lejos está de ser el único.  El santafesino Luis Contigiani, ministro de Producción de Miguel Lifschitz, apunta a encabezar en el Frente Progresista si Antonio Bonfatti finalmente no es candidato. El ministro de Cultura y Turismo Mariano Ovejero es uno de los apuntados por Juan Manuel Urtubey como su candidato en Salta. Y el actual ministro de Gobierno, Gustavo Saadi, sería el candidato de Lucía Corpacci en Catamarca.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés