Una nueva posibilidad para Sergio Massa

Se va conformando un panorama que podría favorecer a Massa que, contra muchos pronósticos, mantiene una buena intención de voto

15-06-2017
Compartir

Por Juan Radonjic

Cuesta encontrar a los potenciales votantes de Florencio Randazzo.  Aquellos ciudadanos bonaerenses que apoyaron masivamente al kirchnerismo en los últimos años tienen una buena imagen de Cristina y la apoyarán si es candidata.  A su vez, los críticos de la expresidenta emigraron hace tiempo hacia otras  opciones y no demandan un candidato con el perfil de Randazzo. El exministro expresaría a un peronismo no K que existe en sectores muy politizados pero que tiene poca inserción social. Es un espacio muy acotado.

Si se suma la intención de voto  de los candidatos que se referencian, de una manera u otra con el peronismo, se llega a casi el 60%. Pero está muy fragmentado.

Una eventual candidatura de Cristina reuniría peronismo más progresismo K. La de Massa, peronismo más progresismo anti K. A Randazzo, le quedaría sólo un remanente de voto peronista sin agregados. Por otra parte, es el candidato menos carismático de los tres y el que cuenta con menos estructura y conocimiento público.

Dada esa debilidad electoral de Randazzo, no es fácil de explicar la cerrada negativa por parte del kirchnerimso a dejarlo competir en las primarias. ¿En que perjudicaba al kirchnerismo ir a una primaria y obtener un triunfo contundente?  El argumento de que no convenía ir a una competencia interna mientras que los otros espacios no la tenían, no parece  tener la fuerza necesaria para eludir la primaria. Pero, se sabe, la estrategia electoral no ha sido el punto fuerte de la expresidenta.

Se va conformando un panorama  que podría favorecer a Sergio Massa que, contra muchos pronósticos, mantiene una buena intención de voto.  Según los sondeos, aún no podría hablare de un escenario de tercios pero Massa conservaría su caudal de 2015, y si se dan determinadas circunstancias, lo podría incrementar. Un dato a tener en cuenta es que si Cristina es candidata, Margarita Stolbizer puede presentarse como su contracara porque es quien le ha hecho las denuncias más fundadas. Es decir que gracias a las credenciales de su aliada, Massa podría diluir una eventual polarización entre el kirchnerismo y Cambiemos. Porque Margarita, aunque en menor medida, también polariza con Cristina.  El oficialismo no tiene una figura semejante en la provincia de Buenos Aires porque Elisa Carrió compite en Capital y Graciela Ocaña fue ministra de Cristina.

Massa está tercero en la intención de voto para las primarias, pero si logra un buen resultado que lo coloque en un nivel competitivo, puede recoger los  beneficios en las elecciones generales.

Si en agosto  gana el Gobierno y Randazzo sale cuarto es probable que haya una desilusión entre sus  votantes, muchos de los cuales podría mudarse al massismo en octubre. Porque en las generales se suele premiar a los ganadores y castigar a los perdedores de las primarias. El peor escenario para Massa es que gane Cristina en las primarias porque eso llevaría a una polarización con el Gobierno en las generales, que podría dejarlo fuera de competencia.

La ancha avenida del medio que quiere transitar el exintendente de Tigre a veces parece angostarse frente a estructuras políticas más sólidas, pero, determinadas resultados de las primarias podrían favorecerlo. La clave, de todas maneras, sigue siendo que en agosto quede tercero cerca y no tercero lejos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés