El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 29°C

Un Macri optimista ratificó el sentido de sus políticas

02-03-2017
Compartir

“Agradezco a todos los argentinos por entender que para conseguir los cambios que necesita el país hace falta tiempo. Siempre supimos que el camino iba a ser difícil. Son muchos los que se resisten y ponen palos en la rueda”. En la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el presidente Mauricio Macri volvió a ratificar el sentido de sus políticas, reconoció contratiempos y objetivos no alcanzados, pero adjudicándoselos más a la “herencia recibida” por su Gobierno y ciertas resistencias opositoras que a déficit propios. En un mirada optimista de los meses por venir y, en algunos pasajes, especialmente, efusivo y con arengas de campañas incluidas. “Somos la generación que vino a cambiar la Historia. Estoy contento que hace 15 meses hayamos comenzado a caminar en la dirección de ese país que nos debemos, que nos merecemos, que tenemos que construir. Pero para eso, tenemos que terminar de convencernos de que somos la generación que vino a cambiar la Historia, que vino a enfrentar el Siglo XXI”, señaló en ese sentido.

“Nuestro desafío más importante es sentar bases sólidas y duraderas para sacar a millones de argentinos de la pobreza. Para eso necesitamos más acuerdos, menos exaltación, menos símbolos menos relato y más verdad”, señaló en otra parte de su discurso, que arrojó un total de 57 aplausos, sin contar los irónicos festejos de los kirchneristas Edgardo Depetri y Carlos Castagneto, cuando hizo mención a la cuestión social de la Argentina. En tanto, el “sí se puede”, casi un himno para la alianza Cambiemos, sólo irrumpió dos veces en el recinto de la Cámara Baja.

El discurso se prolongó durante una hora y un minuto. Un poco más largo de lo que se esperaba. Y tuvo respaldo de las distintas bancadas que integran el interbloque de Cambiemos, entre aplausos y gritos, y el rechazo de algunos sectores de la oposición. Sobre todo cuando el Presidente trazó un diagnóstico de la situación económica del país, se refirió al conflicto docente o deslindó responsabilidades respecto del acuerdo por el Correo Argentino entre el Estado y el Grupo Macri o por el reciente cuestionamiento por el caso Avianca. “Es mi deber ético defender el interés público y el patrimonio del Estado. Pedí a la Oficina Anticorrupción que cree un mecanismo para separar mi actuación ante cualquier suspicacia frente a un potencial conflicto de intereses. Quiero que todo sea transparente y abierto y que nadie dude de las decisiones que toma este presidente. En los próximos días publicaremos dos decretos sobre juicios y contrataciones para la gestión de conflictos de intereses”.

El conflicto docente, como se dijo, generó uno de los momentos más acalorados. “Estamos decididos a llevar adelante una revolución educativa en todo el país. Queremos que a nuestro futuro le sobre crecimiento sin pobreza, desarrollo sin exclusión y maestros sin frustraciones. Los docentes tienen un papel clave, enseñen donde enseñen, tienen que poder realizarse en sus vocaciones y tener un salario digno. Tenemos que apoyarlos en sus tareas, especialmente cuando sufren agresiones”, señaló. E hizo una apreciación concreta a uno de los protagonistas del conflicto cuando escuchó gritos en las gradas. “No creo que (el titular de Suteba, Roberto) Baradel necesite que lo cuiden”, señaló por fuera del discurso escrito.

En cuanto a las cuestiones más propositivas, Macri le pidió hoy al Congreso que avance con la sanción de leyes de responsabilidad empresaria, reforma electoral y extinción del dominio ?para recuperar el dinero que proviene de la corrupción o el narcotráfico?. A su vez, anunció que se comenzará a estudiar una reforma tributaria y de coparticipación federal. “Nación y provincias tenemos que ir (a esa discusión) con generosidad y responsabilidad, para resolver un problema que se arrastra desde hace años. Todavía tenemos pendiente una reforma de la ley de coparticipación, que según la Constitución Nacional se debió haber hecho hace veinte años”, dijo sobre el segundo de estos temas.

El jefe de Estado también pidió que se sancione el proyecto para agravar las penas de ataques contra los docentes, que se avance con la creación del Instituto de Evaluación Educativo, mientras que anunció que enviará una modificación de datos personales para que la “Argentina se convierta en un polo tecnológico”. “Es una vergüenza que sigamos votando con un sistema arcaico y que se presta a la trampa”, dijo, más tarde, respecto a la propuesta del oficialismo de reforma del sistema electoral para implementar la boleta única electrónica, que finalmente no pudo completar su sanción el año pasado.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés