El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Protestas por Etchecolatz

La situación del represor y su posible detención domiciliaria alertó a los organismos de derechos humanos que piden que cumpla con su condena en prisión.

23-08-2016
Compartir

Organizaciones de derechos humanos, sobrevivientes de centros clandestinos de detención y jóvenes apropiados durante la última dictadura volvieron a concentrar ayer en la sede de la Justicia Federal de La Plata para expresar su rechazo al arresto domiciliario de Miguel Etchecolatz, condenado a cuatro reclusiones perpetuas por delitos de lesa humanidad y genocidio durante la última dictadura cívico militar. “La Justicia sabe quién es este hombre, porque ya lo juzgó y lo condenó”, señaló la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, sobre Etchecolatz, en una conferencia a la que que convocaron los organismos en el Espacio Memoria de la ExEsma. “Sigamos insistiendo, tengamos memoria, porque tenemos razón: queremos verdad y Justicia, queremos no olvidar”, señaló.

Movilizaciones

“Desde la Mesa de Derechos Humanos de La Plata convocamos a reunirnos todas las organizaciones de derechos humanos; Abuelas, H.I.J.O.S y a 40 organizaciones políticas, sindicales, y estudiantiles a manifestar nuestro repudio ante la posibilidad de que le otorguen al genocida Etchecolatz el beneficio de la prisión domiciliaria”, dijo a Télam Matías Moreno, de HIJOS La Plata.

Por su parte, Rubén, el hijo del testigo desaparecido Jorge Julio López, calificó como una “locura” el fallo de la Justicia Federal de La Plata que le otorgó el arresto domiciliario el exjefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense. “No lo termino de entender (el fallo). Es una locura. Espero que por el fallo que falta de primera instancia la domiciliaria no se haga efectiva”, dijo. Su padre fue secuestrado y estuvo desaparecido por primera vez durante la última dictadura militar, entre 1976 y 1979. Treinta años después, se presentó como testigo en el juicio contra Miguel Etchecolatz en el que fue condenado a reclusión perpetua. Sin embargo, el 18 de septiembre de 2006, López no concurrió a la audiencia de alegatos y desde ese día se encuentra desaparecido.

Organismos

“Tenemos que recordar que son crímenes de lesa humanidad, que son imprescriptibles. Costó mucho lograr las condenas”, dijo Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora en el acto en la exEsma. “Queremos que los juicios continúen. Y nada de prisión domiciliaria: son delitos de lesa humanidad”.

La decisión del Gobierno de no apelación esas decisiones judiciales es el principal motivo de las críticas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés