El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Persiste la acefalía en el Mercosur

Sigue sin definirse la presidencia pro tempore de la integración, que correspondía a la Venezuela de Maduro.

02-08-2016
Compartir

El gobierno argentino, a través de su canciller, Susana Malcorra, desconoció la decisión de Venezuela de asumir la presidencia pro tempore del Mercosur, al considerar que “ningún país” puede asumir “sin traspaso”. De esta manera, Argentina se suma a la decisión de Paraguay de desconocer la presidencia de Venezuela, debido a que se autoproclamó en el cargo que dejara vacante Uruguay. De todos modos, Malcorra, en carta a sus pares del mercado común, propuso un “mecanismo transitorio” para resolver la acefalía: una reunión de coordinadores para solucionar el problema. Río de Janeiro, durante los Juegos Olímpicos, podría ser el lugar y momento de encuentro.

Por su parte, el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, afirmó que el Mercosur está siendo dirigido “en coordinación entre los tres países ?Argentina, Brasil y Paraguay? para buscar una salida lo más pronto posible”. “Paraguay no acepta esta autoproclamación por parte de Venezuela en el ejercicio de la presidencia pro tempore del Mercosur”, indicó Loizaga, según consignó la agencia de noticias internacionales AFP.

Sucesión

El pasado viernes, Uruguay dio por concluida su gestión en la presidencia rotativa del Mercosur, sin anunciar el traspaso del puesto a ninguno de los socios del bloque, de acuerdo con un comunicado de su Cancillería. “Habiendo vencido el período de seis meses” consagrado en la normativa interna del Mercosur, Uruguay “ha finalizado su presidencia pro tempore”, señaló el texto. Ante el anuncio de Uruguay del cese de su mandato, el gobierno de Nicolás Maduro reaccionó rápidamente con una carta que la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, remitió a los miembros del bloque. “Tenemos a bien informar que, a partir del día de hoy, la República Bolivariana de Venezuela asumirá con beneplácito el ejercicio de la presidencia pro tempore del Mercosur con fundamento en el artículo 12 del tratado de Asunción y en correspondencia con el artículo 5 del Protocolo Ouro Preto”, señaló la carta, fechada el pasado viernes.

Cuestionamientos

Paraguay ha sido el país más duro a aceptar que el gobierno venezolano de Nicolás Maduro se hiciera cargo de la presidencia pro tempore. “Nosotros, Argentina y Brasil estamos agarrando esa pelota. Vamos a tener una reunión posiblemente esta semana entre los coordinadores para ir viendo las alternativas que se van a presentar”, señaló Loizaga.

En primera instancia, la sucesión debía concretarse el 12 de julio, en Montevideo. Entonces, los gobiernos de los países integrantes resolvieron cancelar la cumbre debido a las “condiciones políticas particulares que viven algunos socios”, en referencia a Brasil, con la destitución de Dilma Rousseff, y Venezuela, con la crisis social extendida. Desde entonces, la cuestión sigue abierta. Más aún cuando Uruguay dejó de ocupar la presidencia.

El detonante fue la oposición del mandatario paraguayo, Horacio Cartes, a entregarle la presidencia temporal del Mercosur a su colega venezolano. Paraguay es también el único miembro del Mercosur que fue sancionado por aplicación del Protocolo de Ushuaia, cuando en 2012 el presidente Fernando Lugo fue destituido en juicio político.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés