“No hay temor a ser licuados, pero hay que reivindicar el espacio”

El Economista dialogó con el cabeza de lista de Cambiemos en Santa Fe para las legislativas

07-06-2017
Compartir

Entrevista a Albor Cantard Secretario de Políticas Universitarias (UCR) Por Mariano Espina

Secretario de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación. Trayectoria académica y radical. De la ciudad de Santa Fe. Cincuenta y seis años. Algunos datos del candidato que la Casa Rosada eligió para que encabece la lista de Cambiemos en la provincia de Santa Fe,  relegando al diputado nacional Mario Barletta, lo que generó algunos enojos en el interior del partido. Cuenta con el respaldo de José Corral, intendente de Santa Fe y presidente de la UCR.

¿Qué opina de la reciente escisión del radicalismo del Frente Progresista Cívico y Social que protagonizaban junto al Partido Socialista?

Es una decisión en la ciudad de Santa Fe, no  en la provincia. Y no es tampoco la voluntad del radicalismo la de romper. Ante la negativa del socialismo de integrar listas en conjunto con la UCR apostando a darle continuidad al proyecto que en la Ciudad  lleva adelante el intendente José Corral no quedaron más alternativas que tomar esta decisión.

¿Es lo que se viene a nivel provincial?

Atento a las miradas diferentes que la UCR y el PS tienen  particularmente del Gobierno Nacional, considero que hay  muchas dificultades que el Frente Progresista subsista para  2019.

¿Cuál es el balance que hace en general de esta alianza?

Fue muy positiva, en particular en aquellos lugares en los cuales el Gobierno provincial y local pudieron trabajar en conjunto. El ejemplo más cercano es el de la ciudad Santa Fe y el cumplimiento del acuerdo que permitió que Lifschitz  llegar  a la gobernación revirtiendo el resultado de las PASO. Lamentablemente, las diferentes miradas sobre la cuestión nacional han provocado esta situación.

¿Cree que hubo una intención deliberada por parte del gobernador y el socialismo de generar la ruptura?

No se si generar un proceso de ruptura pero sí de provocar la discusión sobre la integración de la UCR en Cambiemos a nivel nacional y llevarla a ese límite. El error del gobierno provincial fue el de unificar -a diferencia de años anteriores- las dos elecciones (nacional y provincial) de manera tal que aceleró este proceso.

¿Le parece compatible que un partido integre a nivel distrital una alianza y otra a nivel nacional, con miradas distintas?

Es que el radicalismo y el socialismo compartían una mirada a nivel nacional. La intención de conformar un frente años atrás surgió cuando  se compartía enfrentarse  al por entonces Gobierno Nacional. Cuando se da el cambio en 2015, y luego de la decisión que la UCR toma en Gualeguaychú, el radicalismo sigue un camino diferente y ahí empiezan a producirse las diferencias más notorias en el ámbito provincial.

¿Por qué cree que son importante las elecciones de este año?

Son elecciones de medio término, donde está en juego el cambio que se inició en el país con la asunción del presidente Mauricio Macri en diciembre de 2015 y será el gran debate en que vamos a estar sometidos los argentinos. Profundizar el cambio que se ha iniciado, con políticas más transparentes, mayor respeto de la división de poderes, con una preocupación de un crecimiento económico sustentable o volver al pasado, a los doce años de gobiernos kirchneristas. Ese es el eje de debate.

¿Qué la gente no pueda percibir mejoras concretas en el bolsillo y en la economía, cree que va a jugar en contra del Gobierno?

No hay que subestimar a los ciudadanos. Cualquiera sabe que Argentina venía de un proceso inflacionario muy alto que se está revirtiendo. La situación de la economía es imposible cambiarla de un día para el otro, lleva tiempo, pero los primeros resultados empiezan a verse. Particularmente en una provincia agropecuaria como Santa Fe, vimos los resultados de lo que ha sido la eliminación de las retenciones. Si bien estos indicios no se ven reflejados en los bolsillos de la gente, nos van a acompañar porque se analiza que se está en el buen camino y revirtiendo una situación que era muy desventajosa para el país.

Hace dos años en Santa Fe, el PRO estaba encabezado por Miguel del Sel y Mario Barletta por la UCR. Hoy estarán representados por Luciano Laspina y usted, respectivamente. ¿A qué cree que se debe esta decisión de optar por figuras de perfil considerablemente más bajo?

Mi caso no es tan distinto, pero sí significa que es una propuesta renovadora de candidatos en los partidos políticos. A los partidos se nos demanda que haya renovación, que no siempre sean la mismas caras, y en esta renovación lógicamente los candidatos que somos menos conocidos y tendremos que hacer un esfuerzo mayor durante los meses de campaña previo a las PASO y previo a octubre.

¿Cree que hay temor por parte del radicalismo a ser licuados por el PRO y el Gobierno en las listas?

En los casos de una coalición como Cambiemos, en que hay participación de al menos tres partidos, y presencia en casi todos los distritos, es lógico que este tipo de tensiones aparezcan, pero no se trata de un temor del radicalismo. Pero sí reivindicar los espacios que como partido nos corresponden

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés