El Economista - 73 años
Versión digital

lun 15 Jul

BUE 7°C

Magario, Insaurralde y Kicillof, los nombres para competir contra Vidal

26 diciembre de 2018

La derrota electoral de 2015 en el distrito más poblado del país continúa siendo un tema central en el peronismo de cara al próximo proceso electoral. Si bien los últimos movimientos han colocado a la expresidenta, Cristina Kirchner, como jefa y líder del peronismo de la provincia, manteniendo reuniones con diferentes intendentes del conurbano y del interior bonaerense, todavía no hay definiciones acerca de quién saldrá a disputar la gobernación.

En el otro lado de la orilla, la gobernadora María Eugenia Vidal continúa siendo la dirigente política del país con mejor imagen, y en algunas zonas del conurbano su consideración saca más de diez putos de ventaja respecto del Presidente.

Dentro del peronismo, los dos primeros nombres que aparecen con chances, son los de Verónica Magario (La Matanza) y Martín Insaurralde (Lomas de Zamora). Ambos jefes comunales, de muy buena relación con el emisario de Cristina, su hijo Máximo Kirchner, han mostrado insinuaciones, pero ninguno se ha lanzado de manera efectiva.

“Magario es mujer, conduce el distrito más poblado del país y tiene sucesor”, lanzó un encumbrado legislador bonaerense ante este diario. El posible sucesor de Magario, es el diputado Fernando Espinoza, quien ya fue intendente de La Matanza en el pasado. Ambos dirigentes, lanzaron semanas atrás en Mar del Plata un especio propio dentro del peronismo bonaerense, sin embargo, Magario continúa coqueteando con una eventual candidatura sin dar precisiones, al tiempo que direcciona sus críticas a la gestión de Vidal.

Insaurralde por su parte, ha mantenido desde 2015 un fluido diálogo con la gobernación. Fuera del massismo, es tal vez el intendente peronista con mejor llegada a La Plata. El hombre de la zona sur tiene ascendencia sobre buena parte de intendentes peronistas, y meses atrás recibió el pedido de varios de ellos para competir, pero ahora, declina ante el clamor.

En el entorno del lomense, se especula que sostendrá en el candelero su eventual postulación como una manera de negociar hacia el interior del propio peronismo el armado de las listas, pero sus fichas están puestas en el 2023, año en el que varios intendentes al igual que él no tendrán reelección en sus terruños, y tampoco Vidal podrá ser reelecta al frente de la provincia.

Otro que sin brindar definiciones se anota en la disputa es el exministro de Economía, Axel Kicillof. Algunos rumores indican que el exdiputado ha cambiado su domicilio a provincia.

En esa línea, el referente de La Cámpora ha elegido como blanco de sus críticas a la gobernadora. No solo direcciona dardos hacia la macroeconomía sino que también reparte cuestionamientos a la gestión bonaerense.

Al mismo tiempo, Máximo Kirchner ya ha deslizado que buscará renovar su banca, pero disputando por la provincia de Buenos Aires. Algunas versiones indican que para ello acordó con los intendentes y el hijo de la expresidenta no vería con buenos ojos una eventual candidatura del extitular del palacio de Hacienda.

Desde el interior, el que se posiciona es el intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona. Con impronta productiva el intendente de la segunda sección electoral, es crítico de la “conurbanización” del peronismo bonaerense, que lo ha llevado a tres derrotas consecutivas.

Quien también se manifestó con vocación de competir, fue el exsecretario de Seguridad, Sergio Berni, aunque cuesta ver proyección en su candidatura.

Una cosa es segura, el nuevo titular del PJ bonaerense, Fernando Gray, salió con los tapones de punta a criticar el posible desdoblamiento de la elección a la gobernación. Por ahora, las posibles alquimias electorales de Vidal, inquietan tanto al peronismo, como a la Casa Rosada.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés