El Economista - 70 años
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C
Versión digital

mar 31 Ene

BUE 29°C

Macri exigió “cercanía” a sus funcionarios

03-03-2017
Compartir

Reunión de gabinete ampliado. En el CCK. Sin acceso a la prensa. Con cientos de funcionarios de primera y segunda línea. Y una impronta discursiva que combinó lo motivacional con arenga de campaña. Luego de un panel donde estuvieron el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gabinete Marcos Peña, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal y la vicepresidenta Gabriela Michetti, el presidente Mauricio Macri les pidió a sus ministros y secretarios una mayor “cercanía” con la sociedad y la defensa más consustanciada del proyecto político de Cambiemos.

“Nuestro desafío es demostrar la diferencia entre la Argentina que nosotros vemos y la Argentina de resignación”, dijo el Presidente en uno de los pasajes de intervención que pudo reconstruir El Economista. “Lamentablemente a una parte de la sociedad no le dieron herramientas para mirar a largo plazo. Tenemos que decirles que le regalaron presente para hipotecar el futuro”, señaló el primer Mandatario, que pidió retomar el espíritu de campaña de Cambiemos. “Creyeron porque nos vieron cerca, como gente normal. Para mucha gente la discusión de por qué no funciona el sistema bien energético se pierde. Lo que vale es si, nos creen o no. Y eso sale del corazón”.

Apertura

El discurso del Presidente se abrió al grito de “Sí se puede” que bajaba de las gradas, para considerar en sus primeros comentarios la idea de que el suyo es el “mejor equipo de los últimos cincuenta años”. “Pero lamentablemente eso se debe a que no tenemos una vara muy alta para comparar”, agregó. Luego elogió las intervenciones de los cuatro dirigentes que lo precedieron y marcó los desafíos para este año. “Me perturba tanto silencio luego de los gritos de ayer. Así que alguno me grita”, dijo irónicamente sobre la apertura de sesiones del día anterior, a la que calificó como “espectáculo semibochornoso” por clima en el que se dió.

Respecto a los trazos posibles de la campaña, Macri advirtió sobre el contexto de incertidumbre que se vive y llamó a “entender” al electorado. “Hay una enorme mayoría que nos votó con una demanda. Ellos no nos deben nada. Hay que entender que las demandas son razonables”, dijo. “Esto que hemos emprendido es durísimo. Pero lo que nos llevamos en el corazón no lo va a dar nada en nuestra vida”, señaló a sus funcionarios; sobre todo, a aquellos que provienen del ámbito empresarial o son ajenos a la política partidaria. “Hay que hacer como en el aikido. Dejar pasar la mala onda para convertirla en energía positiva. El enojo lo tenemos que canalizar para hacer más”, señaló. Y recomendó nuevamente a sus subordinados la lectura del libro “La sonrisa de Mandela”, de John Carlin, un escritor inglés que vivió en Argentina y que se entrevistó con el Presidente. “Ya lo leí cuatro veces. Se los recomiendo de verdad”, dijo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés