El Economista - 70 años
Versión digital

mie 10 Ago

BUE 9°C
Versión digital

mie 10 Ago

BUE 9°C

Los tiempos electorales convivirán con los judiciales en 2019

26-12-2018
Compartir

Por Javier Fuego Simondet 

El año que viene es clave para el escenario político que vivirá Argentina hasta 2023. Se elegirá presidente en una elección prevista en, al menos, dos tiempos: las PASO del 11 de agosto, y las generales del 27 de octubre. Pero 2019 también es clave para el futuro de los protagonistas preponderantes del escenario político nacional. En tiempos que correrán en paralelo con los de las urnas, la expresidenta Cristina Kirchner deberá dar explicaciones en causas de corrupción, incluso en un juicio oral con fecha ya definida. El actual mandatario, Mauricio Macri, tendrá sus momentos de exposición en la arena judicial si avanzan las causas del Correo Argentino y de los aportantes truchos de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. La campaña electoral y las instancias judiciales se superpondrán frecuentemente en 2019.

Cristina Kirchner ya tiene fecha de juicio oral en el año electoral. Enfrentará, desde el 26 de febrero, el juicio oral y público por la causa conocida como la de Vialidad. Los tiempos judiciales llevarían este proceso hasta la fecha de las PASO y no se descarta que se estiren hasta cerca de las generales de octubre. Las audiencias serán los días lunes y martes y se esperan los testimonios en al menos 142 testigos, entre los que están Angelo Calcaterra (exdueño de Iecsa y primo de Macri) y el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción y arrepentido en el caso cuadernos, Carlos Wagner.

En el expediente Vialidad, a la expresidenta se la acusa de ser la jefa de una asociación ilícita y de administración fraudulenta. El objetivo de esa asociación ilícita, según la acusación, fue quedarse con fondos del Estado asignados a la obra pública en Santa Cruz, que fueron direccionados hacia empresas de Lázaro Báez. Los acusados en este juicio oral serán ella, Báez, Julio De Vido y José López. El proceso estará a cargo del Juzgado Oral Federal Nº 2, que integran los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Jorge Tassara. Se trata del expediente más avanzado contra Cristina y su desarrollo se mezclará en las páginas de los diarios con las actividades de campaña, si es que la actual senadora finalmente se postula a la Presidencia.

Hay otras causas que tienen a Cristina como principal acusada que están elevadas a juicio oral, aunque todavía sin fecha. Una de ellas es la de encubrimiento del atentado contra la AMIA. Es la investigación que se desarrolló a partir de la denuncia del fiscal Alberto Nisman, quien la acusó de encubrir a los sospechosos iraníes del ataque, a partir de la firma del Memorándum de Entendimiento, a cambio de reactivar el comercio de granos y petróleo con el régimen de los ayatollahs. Se especula con que la fecha de ese proceso oral sea durante el próximo año electoral.

El caso Los Sauces también está ya en instancia de juicio oral. En esa investigación, se acusa a Cristina de liderar un entramado que permitió a la familia Kirchner recibir retornos de dinero de obra pública a través de alquileres de propiedades familiares a empresarios leales como Báez y Cristóbal López. Sin fecha aún, el proceso oral y público estará a cargo del Tribunal Oral Federal Nº 5.

Otro expediente contra Cristina que está elevado a juicio oral y podría coincidir con los tiempos electorales es el del dólar futuro. El juez federal Claudio Bonadio la acusa de haber provocado un quebranto adrede, por ordenar la venta de moneda estadounidense en el mercado de futuros a un precio menor que el de mercado antes de la llegada de Macri al poder y la devaluación que aplicó.

Para la expresidenta y probable candidata hay otros frentes de tormenta en la Justicia que registran avances, aunque no estén todavía en instancia de juicio oral. El caso Hotesur es uno de esos. La Cámara Federal ratificó los procesamientos de Cristina; sus hijos, Máximo y Florencia; Lázaro y Martín Báez; Romina Mercado; Víctor Manzanares, y Osvaldo “Bochi” Sanfelice en esta causa. La acusación es que la familia Kirchner recibió retornos de las obras públicas que adjudicaba a las empresas de Báez a través del pago de alquileres de habitaciones en sus hoteles, cuartos que en realidad no se ocupaban. El fiscal Gerardo Pollicita pidió hace días que esta causa sea elevada a juicio oral.

La más resonante de las causas contra Cristina, la de los cuadernos de las coimas, también podría filtrarse en fechas electorales. El fiscal Carlos Rívolo, que lleva adelante la investigación con su colega Carlos Stornelli, ya adelantó que “puede tratarse en un juicio oral sobre el segundo semestre del año que viene”.

El 30 de octubre, cuando hayan pasado las generales y se esté a la espera de una hipotética segunda vuelta (se desarrollaría el 24 de noviembre), comenzará un juicio oral que, si bien no tendrá a Cristina en el banquillo, sí pondrá nuevamente en el tapete una denuncia de corrupción contra el kirchnerismo. Es el juicio oral que se realizará contra Lázaro Báez, Leonardo Fariña, Federico Elaskar y Fabián Rossi, entre otros, por la denominada “Ruta del dinero K”.

Los impactos

La incidencia del avance de las causas judiciales por corrupción en su contra, según los sondeos de opinión, no hacen mella en el votante duro de Cristina. En el escenario electoral de tres tercios tantas veces establecido, la porción kirchnerista se mantiene férrea, aunque sus posibilidades de crecimiento sí parecen afectadas por el factor corrupción. El piso y el techo de intención de voto de la expresidenta están muy cercanos.

Macri, también

Al cruzar de vereda política, el escenario judicial está más despejado, aunque no exento de posibles complicaciones en el año electoral. En febrero, si bien el arranque del juicio oral contra Cristina en la causa Vialidad se llevará la mayor atención, habrá una cita judicial que posará las miradas sobre Mauricio Macri. El 28 de ese mes, el actual ministro de Defensa, Oscar Aguad, deberá declarar en indagatoria por el cuestionado acuerdo entre el Estado Nacional y el Correo Argentino por una deuda de esta empresa cuando era propiedad de la familia del Presidente.

La de Aguad, que deberá responder por su actuación en ese acuerdo mientras era ministro de Comunicaciones, será la indagatoria que cierre una serie de declaraciones que volverán a poner en el escenario mediático el caso del Correo. La precederán las del presidente del directorio del Correo Argentino SA, Jaime Robirosa (19 de febrero), la del abogado Jaime Kleidermacher (21 del mismo mes), y la del ex director General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Comunicaciones Juan Manuel Mocoroa (26 febrero).

La causa de los cuadernos también puede traer el apellido Macri a escena en medio de la campaña 2019. Es un expediente que involucra al padre (Franco), a un hermano (Gianfranco) y a un primo (Angelo Calcaterra) del jefe del Estado.

Otra causa que puede traer algunos dolores de cabeza al Presidente combina lo judicial con lo electoral en sí misma. Es la de los aportantes truchos de Cambiemos. Si bien puede haber avances, para Macri el cierre de 2018 trajo algo de alivio, porque la causa pasó del fuero penal al electoral.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés