El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 21°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 21°C

“La sociedad está recuperando la capacidad de indignarse”

Entrevista a Margarita Stolbizer, Diputada nacional por el GEN.

13-07-2016
Compartir

Entre denuncias y cruce de declaraciones con la expresidenta Cristina Kirchner, la diputada nacional del GEN, Margarita Stolbizer, replantea la situación del Frente Progresista ante un Gobierno que ha tomado medidas que perjudican a los sectores más vulnerables y reconoce encontrarse en un espacio que también caracteriza como “la avenida del medio”, camino a las elecciones legislativas del año próximo. El GEN debe recuperar espacio y Stolbizer lo sabe. Hoy es la única diputada del espacio y en el Senado tiene un solo representante, el bahiense Jaime Linares. Reconoce que con Sergio Massa, líder del Frente Renovador, se puede armar una agenda en común, a pesar de ciertas diferencias, y que sus socios progresistas no reniegan de ese armado.

Para Stolbizer, el kirchnerismo está acabado, y no por las causas judiciales que lo rodean, causas que tienen a a la diputada como denunciante, sino por la pérdida de poder. Allí, el peronismo puede proyectar un espacio de reorganización y crecimiento que Stolbizer ve posible y positivo.

Por último, la diputada opina sobre la reforma política enviada por el Poder Ejecutivo, con la que, en términos generales, está de acuerdo, pero cree que se debe ir “de fondo” con el financiamiento de las campañas, apuntar a un gran acuerdo entre todos los actores y esperar por un cambio de conducta en la gente.

¿Qué rol ocupa el GEN en este nuevo escenario?

Miro el tiempo presente con una expectativa positiva, primero por todo lo que se está descubriendo con las causas de corrupción y demás. Es bueno que se vaya sabiendo, para que la sociedad recupere su capacidad de indignarse frente a todo lo que nos pasó. En gran medida, la corrupción tuvo lugar con altos niveles de convalidación social, que la gente se vuelva indignar frente a lo que está mal, me parece bueno. Después, siento que hay un espacio de construcción política muy amplio, porque mucha gente votó a este gobierno, pero votó a (Mauricio) Macri no tan enamorada de él, si no más por la desesperación por sacarse de encima a los que nos estaban gobernando. Y mucha de esa gente hoy también está reclamando que alguien ocupe un espacio intermedio, que pueda colaborar con el Gobierno en las cosas que están bien, pero también marcar las líneas en las que no lo están. Poner límites y controlar. Hay un espacio muy amplio entre los que están en el gobierno de Cambiemos, y La Cámpora. En mi caso, no soy ni una cosa, ni la otra. Quiero que las cosas salgan bien. Por eso cuando me planto, incluso en el tema como las tarifas, es porque eso tiene impacto y costo social, y alguien tiene que decir las cosas cuando el Gobierno se equivoca.

En este espacio, se la ha visto dialogando con el Frente Renovador. ¿Comparte con Sergio Massa la idea de la “avenida del medio”?

Hoy estamos en ese lugar y compartimos esa visión sobre ese espacio, pero lo hacemos con una agenda de trabajo, que es tomando la agenda social y trabajando sobre ellas, el tema de los jubilados, los trabajadores, el impuesto a las ganancias, las pymes. Partimos de esos temas, no hablamos hoy de cuestiones electorales, eso será el año que viene y veremos qué es lo que pasa. Hoy hacemos un trabajo común porque estamos en ese mismo espacio. Creo que a Massa, en mayor medida que a mí, porque tuvo un porcentaje de votos importantes, la gente también le está reclamando que ocupe ese lugar.

¿Qué aspectos la unen y la diferencian?

Tenemos coincidencias en temas prioritarios, en la agenda social, vinculados con el empleo y todas las cosas que nos afectan en la vida cotidiana, como el ingreso, las tarifas y también en la lucha contra la corrupción. Tenemos diferencias en algunos otros aspectos como la lucha contra el narcotráfico, de qué manera se hace, y la lucha contra el delito en general. Ahí tenemos a veces visiones diferentes.

¿Son diferencias irreversibles?

No, son diferencias que se pueden sostener. No creo en los movimientos políticos en donde todos piensan exactamente lo mismo. Además, los acuerdos políticos implican exactamente eso, que es la suma que uno hace desde posiciones diversas, en la medida que existan coincidencias de base.

A la hora de sentarse a dialogar con el massismo, ¿en qué lugar quedan situados los socios del Frente Progresista?

Estamos trabajando en conjunto con el Partido Socialista y Libres del Sur en un espacio común. De hecho, en el Congreso tenemos un interbloque y nuestra prioridad de acuerdo es entre los partidos (Partido Socialista, Libres del Sur y GEN), veremos el año que viene si establecemos un marco más amplio de acuerdos, por ahora este es nuestro marco.

¿Tendría algún límite con los aliados peronistas del Frente Renovador?

En la medida que no tengo con Massa un acuerdo electoral, tampoco puedo tener objeciones a los acuerdos que él haga.

En lo que fue el primer semestre del año, tomando como ejemplo la tarea parlamentaria, ¿cómo considera la actuación de la nueva oposición?

Se cumplió un rol muy importante. Si uno toma las leyes más trascendentes para el Gobierno, en todas ellas el aporte que la oposición hizo fue sustancial, no solo para aprobarlas sino para mejorarlas. En el acuerdo con los holdouts se mejoró muchísimo con el aporte en Diputados, lo mismo con el proyecto de jubilados, que recibió como noventa modificaciones. Lo bueno es que termina saliendo una media sanción mejor que el que ingresó, y eso ha sido con la colaboración de la oposición.

Esta metodología del gobierno de prueba y error, que se vio nuevamente con el tema tarifas, ¿la ve sustentable en el tiempo?

Creo que deberían evitar las contradicciones que debilitan al Presidente, sobre todo dentro del mismo gobierno, lo que voy advirtiendo es que a veces un ministro dice una cosa y otro lo contradice. La capacidad de ratificar errores no está mal, me parece que es valiosa, lo que deben intentar es cometer los menos errores posibles.

¿Cree que el escenario judicial que rodea a Cristina Kirchner y a otros funcionarios que integran sus gobiernos los alejan de pensar en una nueva construcción política?

Creo que el cristinismo, el kirchnerismo, son proyectos políticos agotados, pero no el peronismo. El peronismo siempre va replanteando sus estrategias y renovando liderazgos y eso tiene que ver con la perdida del ejercicio del poder. Cristina creo que ya no tiene posibilidades de volver o representar al peronismo como tal, pero no por las causas judiciales, sino porque perdió poder. Entonces lo que el peronismo hace rápidamente es realinearse buscando un nuevo líder que tenga la posibilidad de llevarlos al poder y este es el debate interno que tiene hoy. Y ellos, los que fueron peronistas, son los mismos que fueron menemistas, kirchneristas, cristinistas y encontrarán otro trás del cual encolumnarse para una reedición del partido.No es inmediato, porque están en un proceso muy complicado, pero me parece que van a poder y van a volver a ser alguna opción.

¿Qué le pareció la reforma electoral presentada por el Poder Ejecutivo, cree que se puntualizó en el sistema de financiamiento de las campañas?

Por un lado está la reforma política, que es el cambio de sistema de votación y algunas otras cosas en las que estoy en lineas generales, de acuerdo. Lamentablemente no se está avanzando sobre el tema del financiamiento que debería ser un tema de discusión. En el fondo yo pienso que ese es el problema, el financiamiento ilegal, el sobrefinanciamiento, porque hay un abuso con el costo de las campañas que es irealmente inmoral. Me parece que el tema de fondo es cómo promover un gran acuerdo, un gran pacto político, entre todos los actores para disminuir los costos y eliminar los canales clandestinos de financiamiento. Para eso hay que sincerar la ley, porque tiene números bajos y hace que se termine trampeando. Pero, si no se cambian las conductas de las personas, las leyes solas no las modifican, porque la ley no convalida a que se reciba dinero de contratistas del Estado, los malos comportamientos y demás, se requiere un fuerte compromiso.

¿Ve viable un cambio de conducta?

Algunas cosas hemos aprendido, y algunas otras podemos cambiarlas. Siento que de todos modos nos falta, porque cuando se habla de este tema hay mucha hipocresía, que es no poner sobre la mesa efectivamente todo lo que se gasta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés