La mitad de los ocupados gana menos de $9.000

06-01-2017
Compartir

El Indec volvió a confirmar ayer lo que ya es conocido por todos: en Argentina la desigualdad es un problema grave. Según los datos del tercer trimestre de 2016, el 10% de la población más rico gana 25,6 veces más que el segmento más pobre, y se queda con el 31,5% del total de los ingresos. Además los números muestran, en la comparación con el período anterior, que la desigualdad aumentó durante el año que acaba de terminar.

El informe elaborado por el Indec se desprende de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), realizada sobre la población de 31 aglomerados urbanos. De aquí se extrae que el ingreso medio de los argentinos (que no es sólo el salario, sino también jubilaciones, honorarios, rentas, prestaciones sociales, changas) fue de $11.127 durante el tercer trimestre de 2016.

Es de destacar que el 30% de la población tuvo ingresos menores a $5.000 mensuales. Por otro lado, el 50% de los deciles más bajos percibió menos de $7.500 ?cifra inferior al Salario Mínimo, Vital y Móvil? y en conjunto alcanzó sólo el 20,5% del total de las riquezas.

La medición de la distribución durante el período julio-septiembre de 2016 indica que el decil más bajo, con un ingreso medio de $1.369 mensuales, obtuvo sólo el 1,2% del total de los ingresos, mientras que el decil más rico de la población, que percibió un ingreso medio de $34.998, acumuló el 31,5% de la torta.

En tanto, entre los que están ocupados en una actividad laboral formal o informal, asalariada o no, la mitad ?que proyectada a todo el país implica casi 9 millones de personas? cobró menos de $9.000 mensuales. En promedio, el ingreso del total de los ocupados fue de $10.757.

Desigualdad

En el período medido la brecha entre los que más y menos ganan se amplió. Esta es la primera vez que pueden compararse dos datos de este tipo elaborados por la gestión macrista, que recomienda evitar tomar en cuenta los resultados obtenidos por el Indec durante el período kirchnerista posterior al 2007.

Según se evidencia, la diferencia entre los que más y menos ingresos tienen pasó de ser 23,2 veces en el segundo trimestre a 25,6 en el tercero. Asimismo, el 10% más rico de la población, que concentraba el 31,2% de los ingresos totales, pasó a captar el 31,4%. Por su parte, el decil más bajo de la población, que tenía un participación en el total del 1,35%, pasó a tener 1,23%.

De todos modos las conclusiones demasiado rápidas deben evitarse, dado que se trata de períodos de comparación muy cortos, en los que pueden tener injerencia factores estacionales.

Hogares

Tomando como variable el ingreso total familiar, en el cual puede existir uno o más ingresos, se advierte que el 30% de los hogares medidos viven con menos de $10.000 al mes. La media de los ingresos familiares es $20.871, mientras que los hogares pertenecientes al decil más rico perciben un ingreso medio de $60.962.

Es de destacar que el 20% de los hogares de mejores ingresos significan casi el 50% del total.

En los hogares más pobres el ingreso per capita medio es $1.350, cifra casi 20 veces menor al del decil más rico, que percibe $26.771 por cada miembro.

El Indec presentó los datos acompañados por los del trimestre anterior y aclaró que el informe correspondiente al primer trimestre de 2016 estará disponible en junio próximo (que no pudo hacerse por encontrar a la gestión entrante en plena fase de “reorganización” del organismo estadístico). En ese momento, señaló, también se incluirán indicadores de desigualdad.

Cabe recordar que las anteriores cifras de distribución del Ingreso fueron interrumpidas por las actuales autoridades por las sospechas de manipulación de los distintos indicadores.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés