La lógica de los cambios

23-01-2017
Compartir

Joaquín Morales Solá, “Macri concentra todo el poder en él”, La Nación.

“Compitieron por el otrora poderoso despacho de los ministros de Economía durante la campaña electoral que hizo presidente a Mauricio Macri. Ni Alfonso Prat-Gay ni Carlos Melconian se llevaron lo que querían. A uno le tocó un Ministerio fragmentado y al otro lo designaron al frente del banco más grande del país, el Nación. Ninguno de los dos está ya en el Gobierno, apenas un año después del acceso de Macri al poder (?)

“Los dos, cada uno con su estilo y con sus ideas, no encajaron nunca con el plan de socializar la conducción económica (?)

“Melconian y Prat-Gay fueron adversarios internos mientras estuvieron en el Gobierno, pero a los dos los unía el mismo desprecio por los tres funcionarios de la jefatura de Gabinete. Melconian se negó, incluso, a financiar desde el banco el déficit del Estado (?)

“Esa renuencia al sacrosanto “trabajo en equipo” motivó también el despido de la ex presidenta de Aerolíneas Argentinas Isela Costantini y del ex secretario de Obras Públicas Daniel Chain (?)

“¿Por qué Macri juega a veces como un artista del trapecio a gran altura? No es audacia, es conservadurismo. Con las encuestas en la mano, constató que sus políticas gradualistas y su liderazgo personal son cruciales para conservar el poder. Decidió limpiar su gobierno de fricciones o disonancias y resolvió, al mismo tiempo, enviar un claro mensaje de disciplina interna. ¿Quién estaría vacunado contra el despido si Macri le pidió la renuncia a su viejo amigo Melconian?”

Eduardo van der Kooy, “La frase que estremece al poder”, Clarín.

“Más allá del costado objetivo de la transparencia, el caso Arriba tiene varias aristas políticas. La primera de ellas es la cercanía personal que posee con Macri. A punto tal que, de acuerdo con aquella frase suya que recorre y estremece al oficialismo, lo consideraría un auténtico escudero. No habría intermediaciones entre ellos como sucede con la mayoría de los funcionarios. Arribas escapa incluso a la interpelación del trípode más fuerte del poder. El que compone Marcos Peña, el jefe de Gabinete, con los ministros coordinadores Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Esa realidad no tiene un registro indiferente en el macrismo.

“El Presidente realizó una defensa pública de Arribas. No se lo vió cómodo cuando los periodistas le preguntaron por el funcionario y el conflicto. Tampoco apareció receptivo a los consejos de dirigentes de la oposición para que lo separe del cargo hasta que se aclaren las cosas. Como lo hizo el año pasado con José Gómez Centurión, el director de Aduanas. Macri supone que se trata de situaciones distintas. Gomez Centurión estaba en funciones. Arribas todavía asomaba dedicado a los negocios del fútbol cuando ocurrieron aquellas supuestas coimas. El cordón umbilical del Presidente con su amigo podría convertirse en un incentivo para la ofensiva opositora (?)

“Macri está obsesionado por cohesionar su equipo. Haciendo una comparación con el fútbol, al que siempre tiene en cuenta, aspiraría a un vestuario sin conventillo (?)

“Macri tiene fraguada una convicción para el tiempo electoral: la aceleración de la obra pública, sobre todo en Buenos Aires, podría compensar el crecimiento económico que, a lo mejor, no resulta todo lo brioso que se espera”.

Martín Granovski, “El problema de Trump es Macri”, Página 12.

“¿Qué sucederá con Trump? Si realmente desmonta el acuerdo Trans-Pacífico será una mala noticia para Macri y Temer, jugados con un mundo aún más transnacionalizado. Sin embargo será una buena noticia para los argentinos, que no tienen nada que ganar en la ecuación por la cual ocho personas son dueñas de la misma riqueza que tres mil millones de personas. El nivel de proteccionismo futuro está por verse. Ni fue cero con los demócratas ni Trump es tan previsible. Melania viste Ralph Lauren, un diseño típicamente norteamericano, pero también ropa de Karl Lagerfeld, un alemán con sede en París. Trump usa corbatas de seda pura con el sello Made in China.

“El punto es cómo hará el nuevo presidente para traducir hacia el resto del mundo su promesa de unos Estados Unidos grandiosos. Si se mete para adentro como un caracol será una cosa. Será otra cosa distinta si resulta tan agresivo como, por ejemplo, Ronald Reagan en sus mandatos 1981-1989 o los presidentes que ocuparon después el Salón Oval (?)

“Una suba de tasas de la Reserva Federal, el banco central de los Estados Unidos, perjudicaría a un gobierno deuda dependiente como el argentino. Pero ante un escenario así la Argentina solo podría cambiar su propia política financiera. La decisión sobre quién y cómo paga el déficit fiscal de los Estados Unidos será de Trump y no de Macri. En cambio una mala decisión nacional de alineamiento militar perjudicaría a la Argentina. Cruzar dedos para que Trump no la exija ni Macri la tome”.

Mauricio Maronna, “Florecerán mil candidaturas”, La Capital.

“¿Y por casa cómo andamos? A 273 días exactos de las próximas elecciones rosarinas, comienzan todos los políticos locales a ajustar las agujas del reloj (?)

“La aparición competitiva del PRO, desde hace dos turnos electorales, y la posibilidad de una articulación con el radicalismo haría temblar los cimientos del socialismo, que gobierna la ciudad desde hace un cuarto de siglo. Sin embargo, es una opción posible que la UCR vaya con su propia lista, una idea del presidente del partido, Julián Galdeano, para evitar que haya radicales en casi todas partes.

La situación del radicalismo en Rosario es paradigmática. Hay cinco ediles de extracción radical divididos en cuatro bloques. Un dislate propio de la política actual que, además, deja a la claras la inexistencia del partido a la hora de convertirse en el único ordenador de las candidaturas. Unidos, los ucerreístas empardarían cuantitativamente al bloque del PRO y marcarían los pasos. Pero no (?)

“A nueve meses de los comicios, este escenario preelectoral muestra ausencia de referencias nuevas, algo imprescindible para renovar la política rosarina. Detrás de los telones, sin embargo, no se dejan de mencionar a empresarios, periodistas y deportistas. Al PRO y al massismo no les fue nada mal con esa apertura. Al PS, en la ciudad de Santa Fe, tampoco”.

Horacio Serafini, “La economía y la santísima trinidad”, La Voz del Interior de Córdoba.

“Una vez más, la economía. Es el segundo cambio relevante en poco más de 15 días. La salida de Carlos Melconian de la presidencia del Banco Nación ?reemplazado por Javier González Fraga? sucedió a la de Alfonso Prat Gay de Hacienda y Finanzas, cuyo ministerio se desdobló, y Nicolás Dujovne y Luis Caputo quedaron al frente de cada área (?)

Las razones del despido son de distinta índole. Melconian había aceptado ese cargo como escala transitoria hacia lo que él entendía que debía ser su “destino natural” (Hacienda) en tanto economista de confianza de Macri y adalid de la prédica de una política liberal. Por eso, acaso, se sentía con autoridad para criticar a Prat Gay por su “gradualismo” (?)

“Sin embargo, la causa última de la salida de Melconian es la necesidad de la Casa Rosada de “homogeneizar” la maquinaria gubernamental para transitar sin desajustes el camino hasta las elecciones de octubre.

“La decisión ya está tomada: serán Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal, la dirigente mejor ponderada en el país, los que se pondrán la campaña al hombro. Sobre todo en la estratégica provincia de Buenos Aires, donde las encuestas ubican tercera en las preferencias a la coalición Cambiemos (?)

“Una concentración parangonable con la doctrina de la Santísima Trinidad: “Tres personas distintas y un sólo Dios verdadero”. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, más sus vice, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, con Macri en la cúspide del triángulo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés