El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 35°C

La Bonaerense, en el centro de la tormenta

Luego de la depuración que adujo la gobernadora Vidal, varios dirigentes políticos coincidieron que es el tema más complejo por resolver en la provincia.

26-07-2016
Compartir

Ni los problemas de infraestructura, ni el déficit de las cuentas públicas. Como lo reflejan varias encuestas de opinión, la seguridad pública suele mantenerse con persistencia a la cabeza de las preocupaciones de los bonaerenses. Con la policía de la provincia, como parte del problema. La separación de sus cargos por irregularidades de unos 1.600 integrantes de la fuerza, desde el inicio de la gestión de María Eugenia Vidal, habla de ello. También, los cuestionamientos que sufriera su jefe, Pablo Bressi, acusado por algunos dirigentes aliados y algunos opositores, de tener vínculos con el narcotráfico y con la recaudación de dinero ilegal en el distrito.

La gobernadora Vidal mostró el cuadro de situación y defendió su gestión, aún con los datos adversos. Dijo que esto se produce “porque sale a la luz lo que antes no se visibilizaba”. “Creo en una reforma profunda del sistema policial, que no se agote en separar los policías involucrados en corrupción”, afirmó en conferencia de prensa, para hablar de esa reforma necesaria. Una vez que los ecos de la denuncia de la diputada nacional Elisa Carrió, aliada de Vidal en Cambiemos, contra Bressi bajaba su intensidad. Y que la recriminación del exgoberanador Felipe Solá, hoy diputado nacional del Frente Renovador, hacía lo propio.

El más grande

La diputada nacional Margarita Stolbizer (GEN) fue una de las dirigentes que puso ayer su mirada sobre la bonaerense, al considerar que es el “problema más grande” que tiene la gobernadora Vidal. Además, consideró que la situación de inseguridad está “casi fuera de control”, al igual que las de las fuerzas policiales en el distrito.

“Veo que hay muchas dificultades para poder disciplinar y ordenar lo que sería una fuerza de seguridad hoy para que los bonaerenses pudiéramos vivir tranquilos, medianamente”, señaló Stolbizer, en declaraciones a una radio de la provincia, reproducidas por la agenda oficial Télam.

Si bien resaltó que Vidal “está poniendo todo de sí misma” para resolver los problemas de inseguridad, advirtió que la situación policial es “la cuestión más grave y conflictiva” que existe hasta el momento.

Control civil

El exministro de Seguridad durante el mandato de Felipe Solá, León Arslanian, fue otro de los dirigentes que se refirió al tema. Con conocimiento de causa, ya que encaró en su momento una reforma de la fuerza, que fue revertida parcialmente, luego, durante la gestión de Daniel Scioli. Arslanián destacó que ve “con buenos ojos la depuración policial que se está haciendo” y planteó que “uno de los grandes problemas que plantea la institución es que, durante muchos años, los políticos la han puesto al servicio de sus necesidades”.

En esa línea, no obstante, se mostró a favor de una conducción civil de la fuerza y calificó como un “horror” que siga existiendo “un jefe de Policía” e instó a “garantizar la conducción de la institución en manos de las políticas” de gobierno. Arslanian sostuvo que “no alcanza solo con un ministro de Seguridad” y que se necesita “un equipo sólido con gente experta” porque “no puede ser que un gobernador o un jefe policial sean cautivos de la información que les puede brindar los hombres de la institución”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés