El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 15°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 15°C

Frustrado avance de la oposición

En una intensa sesión, los diputados opositores no lograron aprobar proyectos contra el aumento tarifario, pero sí convocar al Congreso al ministro Aranguren.

11-08-2016
Compartir

La oposición había convocado para la mañana de ayer una sesión especial con el objetivo de tratar el aumento en las tarifas, con más de ochenta proyectos dando vueltas. Logró el quórum, al unirse todas las fuerzas, pero no pudo continuar con el tratamiento, dado que el oficialismo planteó, con el reglamento en mano, que requerían de dos tercios de los presentes para aprobar cualquier iniciativa ?por no contar con dictamen de comisión?, número imposible de alcanzar en ese contexto. La sesión derivó en fuertes discusiones y advertencias de un lado al otro y terminó por diluirse, con los bloques opositores abandonando el recinto.

A pesar de que no avanzaron los proyectos, el objetivo de la oposición era marcarle la cancha al Gobierno al exponer el rechazo contra el ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren, conociendo las dificultades existentes para lograr un resultado positivo.

Falta de interpretación

El primer desafío para la oposición era alcanzar el quórum, situación difícil de evitar por Cambiemos en caso de que exista consenso en los diversos bloques, como sucedió. El Frente para la Victoria decidió acompañar la sesión convocada por el Frente Renovador, de Sergio Massa, y el interbloque Progresistas, a la que luego se sumó con demoras, el bloque Justicialista, de Diego Bossio. Una vez iniciado el debate, el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, anunció que para aprobar cualquier proyecto se requerirá de dos tercios de los diputados presentes, por ser iniciativas que no cuentan con dictámenes de comisión. La oposición intentó objetar a Monzó, discusión que llevó horas de debate, en la que manifestaban que se trataba de una “interpretación del reglamento” y que existían antecedentes en la que proyectos de origen similar eran aprobados con mayoría simple, la mitad más uno.

En el comienzo, Elisa Carrió dejo relucir discrepancias con el resto de Cambiemos. “Si yo fuera juez de la Nación hubiese suspendido las tarifas” disparó la diputada de la Coalición Cívica y agregó que “el ministro tiene que venir a la Cámara”. Sumado a que un radical que dejó el bloque en el primer semestre, Juan Casañas, colaboró con la oposición para que logre el quórum. Más tarde, el jefe del interbloque oficialista, Mario Negri, asumió el compromiso para que Aranguren se presente ante los diputados, declaración que sorprendió a los macristas.

Luego de que concluya la lista de oradores, la autoridad de la Cámara convocó a votar el modo de interpretación del reglamento, momento en que la oposición en su conjunto se levantó de sus bancas y se retiró del Congreso, y rápidamente se acercaron a las cámaras de televisión y a la prensa para comentar lo sucedido, acción también posteriormente realizada por el oficialismo.

Política de espectáculo

Entre las impulsadas por el Frente para la Victoria, el Frente Renovador y otros, las iniciativas apuntaban en general a tres aristas: convocar al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, a ser interpelado por los diputados, proyecto de resolución para pedir que se vuelva atrás con los aumentos y por otra parte derogar los nuevos cuadros tarifarios. A pesar de existir un proyecto de comunicación aprobado por el Senado un mes atrás, rechazando los aumentos y exigiendo audiencias públicas, la oposición en Diputados optó por impulsar una resolución que no contaba con tratamiento de comisión. En el caso del proyecto que busca derogar el decreto del Ejecutivo, el oficialismo avisó que de avanzar se estaría aprovechando de facultades que no le corresponden al Congreso y podrían ser posteriormente dictaminadas como inconstitucionales por la Corte Suprema.

En este sentido, el oficialismo acusó a la oposición de armar “política de espectáculo”, sosteniendo la “inconsistencia e ineficacia” en sus reclamos.

Aranguren en la mira

En las primeras intervenciones de la jornada, Elisa Carrió y luego Mario Negri, manifestaron que le pedirán al ministro de Energía que se presente en un plenario de comisión a brindar un informe de gestión mientras que la oposición exigió interpelar al funcionario. La diferencia es que en el primero de los casos el invitado no está obligado a responder preguntas, además del acto político que significa “interpelar” a un ministro. Para el massismo, no hay diferencias entre que el evento sea en reunión de comisiones o en una sesión especial, mientras que el FpV apunta a la segunda opción.

Sergio Massa avisó que, si Aranguren no se presenta, la Cámara de Diputados podrá pedir que los busquen “las fuerzas públicas”. Negri anticipó que el ministro será convocado para “la próxima semana para un plenario de comisiones”.

Una sola coincidencia unió a los radicales, la Coalición Cívica y el Frente Renovador, y es que la vía en la que el presidente Mauricio Macri debía de haber solucionado el conflicto tarifario era la política, y no judicial. Desde el massismo advierten que el camino judicial puede abrir la puerta a que cualquier reclamo derive en la Justicia, mientras que del radicalismo apuntan que el tema en cuestión merecía el mismo tratamiento que por ejemplo, el acuerdo con los holdouts.

A pesar de este “traspié” en la relación, tanto desde Cambiemos como del bloque de Massa aseguraron que lo de ayer no perjudica los acuerdos parlamentarios.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés