El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

“Existen matices, pero somos una coalición ejemplar”

Entrevista a Luciano Laspina, Diputado nacional de Cambiemos por Santa Fe.

20-07-2016
Compartir

El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, realiza un balance del primer semestre en el Congreso, los desafíos para la segunda parte del año y no escapa a las posibilidades de competir en 2019 por la gobernación de Santa Fe, recomendado para ese cargo por Elisa Carrió.

¿Cuáles son las primeras conclusiones que saca del armado del Presupuesto 2017?

Estamos en la discusión de los techos presupuestarios, Ministerio por Ministerio. No digo en un presupuesto base cero, porque sería exagerado, pero con un criterio de entender cuáles son las inercias que acarrea el proyecto y poner en detalle los programas que se van a financiar.

¿Qué le parecieron las reacciones oficiales por los reclamos ante el aumento a las tarifas?

Comparto que las tarifas estaban retrasadas, que había que actualizarlas y creo que se combinó un invierno muy crudo con un aumento tarifario que hubo gente que no podía pagar. Entonces se tomó una medida fuerte, para ponerle un techo a los aumentos. No sé si estuvo bien o mal. Creo que estamos saliendo de la convertibilidad tarifaria. Estábamos en el uno a uno desde hace veinte años. Resolverlo resulta duro y nos ha tocado a nosotros. El esfuerzo del Gobierno pasa por actualizar los subsidios en los sectores más vulnerables. Lo está haciendo a prueba y error.

Esta metodología de prueba y error, ¿no trae un mayor costo político y un retraso en los tiempos de gestión?

Hay que decirle a la gente la verdad y plantearle las condiciones. Obviamente ha generado preocupación, pero también tenemos que explicar la situación. El Gobierno está administrando de la mejor manera posible un escenario crítico y eso lleva a decisiones que, en muchos casos, son complejas.

¿Qué opinión tiene de las duras declaraciones del presidente Mauricio Macri contra el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz?

Para que haya una declaración tan dura evidentemente debe haber notando una actitud poco constructiva desde el lado del gobernador. Comparemos la foto de Juan Schiaretti (gobernador de Córdoba) con el Presidente, con la posición tan dura que tiene el socialismo en Santa Fe, tan poco colaborativa con respecto al Gobierno Nacional, tratando de usufructuar políticamente las decisiones duras que tiene que tomar, como si hubiesen soluciones mágicas... Lo entiendo al Presidente. Se debe sentir ofendido por la actitud del socialismo en general y del gobernador Lifschitz, en particular. Acá, a cada agresión respondemos con obras. Se reactivaron 62 obras en la provincia después de muchos años. No discriminamos por postura política, pero sí tomamos nota de la poca solidaridad que tiene el gobierno de la provincia de Santa Fe con los esfuerzos que está haciendo el Gobierno para evitar una crisis cómo la que Argentina siempre tiene cada diez años.

Hace unas semanas Elisa Carrió lo postuló como candidato a gobernador por Santa Fe para 2019. ¿Se imagina en ese rol?

Primero recibí con mucho orgullo el apoyo de Lilita, por todo lo que significa y con lo importante que ha sido para la construcción de Cambiemos y por su lucha contra la corrupción. Por supuesto que es una responsabilidad, pero todavía es muy prematuro. Hay mucho trabajo por hacer. Pero debemos ofrecerle a los santafesinos una renovación. Venimos de muchos años de gobiernos justicialistas, después muchos años de socialismo? Las políticas han sido muy parecidas y los resultados, muy malos. Nos debemos una oferta electoral que pueda lograr un cambio con una dirigencia joven, fresca, con ideas nuevas y que lleve modernidad a una provincia que ve las mismas caras hace muchos años. Es hora de algo distinto.

La opción del PRO en las últimas elecciones había sido la de alguien reconocido públicamente pero sin experiencia política. Miguel del Sel. Está vez sería a la inversa.

Creo que todos estos escenarios que se están trazando parten de la hipótesis de que Del Sel cerró su ciclo como candidato. Pero no lo sabemos. Es una decisión que tendrá que tomar él. Hablar con el Presidente. Estoy seguro que va a apoyar, desde el lugar que le toque. En mi caso lo mismo. Orgulloso del apoyo de Lilita, pero también tendré que conversar seriamente con el Presidente para saber cuál es su decisión.

Hubo reclamos por parte de legisladores radicales. ¿Cómo observa la función de la UCR en la tarea parlamentaria?

Veo una alianza y una coalición parlamentaria ejemplar, con mucho debate interno y apoyo central a las políticas del Gobierno. Lógicamente, hay diferencias de matices, pero todas las cosas se han discutido adentro. Nadie ha sacado los pies del plato. Se han logrado muchos consensos. Si se mira el primer semestre, ha sido un ejemplo. Además, si se toma en cuenta que el líder de la bancada es Mario Negri, es un diputado ejemplar. Y, después, hay otros con muchísima trayectoria que le han puesto el lomo a todas las políticas y discusiones. Hacia adelante, por supuesto, hay que seguir trabajando para poder continuar minimizando las diferencias. Después, es lógico que, como en toda coalición, cada partido tenga sus visiones electorales, sus candidatos. Y es sano que haya un debate respecto de cómo pararse de cara al futuro electoral. No debería ser un problema. En Argentina cada vez es más difuso el rol de los partidos políticos y más importantes el rol de los candidatos y en esa construcción, obviamente, es muy difícil de poder hacer coaliciones electorales que sean excluyentes de diferencias. Pero el radicalismo ha sido muy generoso y se ha conformado una gran coalición. Más allá de algunas críticas, el apoyo ha sido incondicional.

¿Se piensa formalizar una alianza parlamentaria con sectores de la oposición?

Es difícil pensar en un acuerdo permanente, con bloques que tienen un rol opositor. Ahora, que exista bloques tengan una posición mucha más constructiva que las del pasado, con figuras como Marco Lavagna, Sergio Massa, Diego Bossio, dispuestos a dialogar, modificar y construir las leyes, no implica que puedas decir que son parte del Gobierno. Es una construcción política muy difícil. El Poder Ejecutivo envió muy buenas iniciativas y la oposición las avaló. La discusión pasó más por los matices. Por supuesto que sería más fácil para el Gobierno una gran coalición. Pero no estamos dispuestos a exigirles ese sacrificio a la oposición y no estamos dispuestos tampoco a cerrar el diálogo para poder trabajar ley por ley. Por nuestra parte, por necesidad y vocación, vamos a seguir con esta postura. Es clave que la oposición se dé cuenta de que, gran parte de su crecimiento en estos meses y de la popularidad de algunos dirigentes, tiene que ver con una sociedad que los ve trabajando para construir y no para destruir. Ya hemos tenido muchos años de demagogia. De ahí radica el secreto de la buena imagen del Congreso hoy en día y de gran parte de los dirigentes de la oposición. Espero que esto siga más allá de la contienda electoral.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés