El Economista - 70 años
Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

Versión digital

dom 24 Oct

BUE 20°C

El Papa habló de las dificultades de la Iglesia

Lo hizo en una carta a monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Agentina. Trasfondo del caso López.

23-06-2016
Compartir

El martes por la noche, a través de la Nunciatura Apostólica, monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Agentina recibió una carta enviada y firmada a puño y letra del papa Francisco. “Conozco las dificultades que están viviendo”, dice en un pasaje del texto, con evidentes connotaciones políticas, en un contexto en el que el caso López y el hallazgo de bolsas con dinero en un convento no pasan inadvertidos. Además, pidió que el Congreso Eucarístico Nacional que se realizó el fin de semana pasado en Tucumán los “fortalezca en la fe para afrontar las adversidades” y se “impulse la justicia y la caridad”, en el “servicio de los pobres y necesitados”.

“Querido hermano: en este momento en que se celebra el Congreso Eucarístico, que coincide a su vez con el Bicentenario de la Independencia del país, vienen a mi memoria las palabras del cura Brochero: 'La gracia de Dios es como la lluvia que a todos moja'. Sólo es cuestión de acercarse, de no tener miedo y de dejarse empapar de tanto amor”, comienza diciendo la carta.

“Conozco las dificultades que están viviendo, aseguro mi cercanía y pido al Señor que este Congreso nos fortalezca en la fe para afrontar las adversidades e impulse la justicia y la caridad entre nosotros y, de modo especial, en el servicio de los pobres y necesitados”, agrega la misiva. El mensaje, se leyó como una referencia a la situación social del país pero no se descarta que con esa frase haya hecho alusión al episodio ocurrido la semana pasada en el monasterio de General Rodríguez donde fue detenido el ex secretario de obras públicas José López cuando intentaba ocultar U$S 9 millones.

La detención del ex funcionario dejó al descubierto el cuestionado y polémico accionar del fallecido arzobispo emérito de Luján, Rubén Di Monte, con quien Jorge Bergoglio estuvo enfrentado en Argentina, por sus relaciones con los militares, el menemismo y finalmente con el kirchnerismo, concretamente con Julio de Vido y el detenido López.

El actual arzobispo de Luján, Agustín Radrizzani, cercano a Bergoglio, aseveró: “Di Monte fue amigo del poder, de los militares, de Carlos Menem y del matrimonio Kirchner. Esa habilidad no es la que más beneficia hoy a la Iglesia”. Tras visitar a las monjas del monasterio, Radrizanni reconoció que la maniobra de López de intentar esconder el dinero en ese lugar “fue un acto de desesperación y nos complicó la vida”.

En el final de la carta, Francisco hizo llegar su “cercanía y bendición” a quienes participaron del Congreso Eucarístico y concluyó: “Por favor, no se olviden de rezar y hacer rezar por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide”.

La carta papal llegó casi tres días después de terminado el Congreso, que congregó unos 250 mil fieles de todo el país, lo que causó sorpresa en la Iglesia y en la organización del encuentro, que esperaba un mensaje del papa argentino directamente a los congresistas durante el transcurso de la cita en Tucumán, según pudo reconstruir la agencia de noticias Télam.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés