El Economista - 70 años
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 20°C
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 20°C

El massismo le ganó la pulseada al PJ

22-12-2016
Compartir

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires tiene nuevas autoridades. Luego de una larga e intensa jornada de negociaciones, que incluyó las leyes de Presupuesto y reforma fiscal enviadas por el Ejecutivo provincial, al Frente Renovador le ganó la pulseada al peronismo y el Frente para la Victoria en la designación del vicejefe del cuerpo, el cargo más alto que estaba en juego. Allí quedó el massista Ramiro Gutiérrez, quien secundará a Manuel Mosca, el dirigente de Cambiemos, al frente de la Cámara. Mosca reemplazará de esta forma al experimentado Jorge Sarghini, designado hace un año a partir del acuerdo de gobernabilidad que María Eugenia Vidal había negociado con Sergio Massa. El resto de los cargos que le siguen a las dos cabezas del cuerpo legislativo quedarán como estaban hasta ahora: Marcelo Feliú, Leonardo Santiago y Patricia Cubría, en ese orden.

La Cámara de Senadores había convocado a tratar esos proyectos a las 11 de la mañana, mientras que Diputados, a las 14. Sin embargo, ambas sesiones se pospusieron durante toda la tarde a la espera del cierre en los acuerdos entre los bloques Cambiemos, los distintos peronismos y el Frente Renovador. El Presupuesto y la Ley Fiscal fueron enviadas por la gobernadora María Eugenia Vidal a la legislatura a mediados de octubre, pero su tratamiento se dilató por los reclamos de diferentes sectores de la oposición. Al cierre de esta edición, las autoridades de la provincia confiaban en aprobar el Presupuesto.

Reclamo

No obstante, el peronismo no quedó con las manos vacías. Pudo avanzar en un proceso de unidad inicipiente, luego de muchas fracturas durante el año y pudieron apuntalar al exdiputado provincial Guido Lorenzino como Defensor del Pueblo, cargo que también ingresó en la negociación. Además, se incorpora un defensor adjunto general, que sería para el massista Walter Martello y tres adjuntos por temáticas, que quedarían en manos del radicalismo, La Cámpora y el Movimiento Evita. En el Hotel Corregidor de la capital bonaerense una buena cantidad de intendentes del espacio aguardaban la marcha de las negociaciones. Entre ellos, los jefes comunales de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; de San Martín, Gabriel Katopodis; de Bolívar, Eduardo Bucca; de La Matanza, Verónica Magario y el titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, entre otros.

Demoras

En la negociación, los opositores a Vidal exigieron una reducción del endeudamiento, para que bajase de 90 a 52 mil millones, volver a contar con un fondo para obras municipales como el que se tuvo este año, cobrar entrada para el ingreso a las salas de juego de la provincia y elevar la alícuota que pagan los bingos por Ingresos Brutos. El Ejecutivo avanzó con algunas de las demandas y cuando asomaba el acuerdo, la semana pasada, todo volvió a fojas cero porque el peronismo reclamó como condición para aprobar las leyes la vicepresidencia de la Cámara de Diputados, que Cambiemos había acordado para el Frente Renovador. La nueva pretensión no fue concedida y el lugar quedaría para el massista Gutiérrez, aunque el PJ consiguió el compromiso para colocar al ex sciolista Lorenzino en la conducción de la Defensoría del Pueblo, cargo que está vacante desde hace casi dos años. Con todo cerrado, algunos senadores bajaron esta tarde al recinto, pero otra chispa, que surgió a último momento, provocó un nuevo cortocircuito que motivó la demora en el tratamiento e hizo pensar en que la sesión finalmente fracasase. Ya iniciada, una alta fuente del gobierno de Vidal confió a El Economista que no tendría problemas en lograr el número necesario, con apoyo del Frente Renovador y un sector del peronismo.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés