El Economista - 70 años
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C
Versión digital

mar 16 Ago

BUE 10°C

El Gobierno baja la tensión en el caso Blanco

18-12-2018
Compartir

El Gobierno suavizó ayer el clima en relación a la definición que tomará hoy la Corte Suprema en el crucial caso Blanco, un expediente de reajuste jubilatorio que definirá qué nivel de recomposición salarial tendrán los habares de jubilados que fueron judicializados. El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consideró que el fallo sería “muy acotado” y no tendría un impacto económico fuerte.

“Sería un fallo muy acotado que no debería tener impacto desde el punto de vista fiscal y económico en las arcas durante este año y los próximos años”, dijo a la prensa Sica después de una reunión de Gabinete en la Casa Rosada que encabezó el presidente Mauricio Macri.

“Nosotros pensamos que [el fallo] estaría acotado a un caso individual y ello no cambiaría las condiciones sobre las cuales nos estamos manejando, ni impactaría sobre las previsiones que tenemos respecto al equilibrio presupuestario en los próximos años”, agregó el ministro.

Las declaraciones de Sica reducen la tensión alrededor del fallo de la Corte en el caso Blanco. En las últimas semanas, los trascendidos desde la administración macrista marcaban que una decisión en contra de los intereses de la Casa Rosada tendría un fuerte impacto sobre las arcas públicas y el compromiso de déficit cero asumido con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Al tiempo que se acercaba la definición, los mensajes fueron más cautelosos. Días atrás, una calificada fuente de la Anses se excusó de emitir opinión ante El Economista, a la espera del fallo definitivo.

Hoy, en su reunión semanal, la Corte se pronunciará sobre el caso Blanco. El Gobierno aspira a que le permitan que en los reajustes jubilatorios se aplique el índice Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables). El reclamo de Blanco es por la continuidad del índice Isbic (Índice de Salarios Básicos de la Industria y de la Construcción). Este último daría un reajuste mayor al que surgiría de aplicar el Ripte. La jurisprudencia de la Corte es contraria a los intereses del Gobierno. El fallo Ellif, del año 2009, que definió el criterio de actualización para las jubilaciones y pensiones judicializadas a través del Isbic es un “leading case”, un fallo referencia, del tribunal. El dictamen de mañana tendrá aplicación al caso Blanco y se estima que se derramará también sobre unos 150 mil pleitos iniciados por jubilados que reclaman lo mismo. Sica, en cambio, subrayó que el fallo “estaría acotado a un caso individual” y, así, minimizó el peso que una sentencia desfavorable tendría para el Gobierno.

Presión de Gioja

El presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, se metió en la disputa con un mensaje en el que aseveró que la Corte tiene “una oportunidad histórica” con su fallo de hoy. En un comunicado de prensa, señaló: “Tanto a título personal como a nivel partidario, porque el partido también lo ha expresado, les decimos a los jueces supremos que tienen la oportunidad histórica de hacer justicia con uno de los sectores más vulnerables de la población”.

El diputado nacional y ex gobernador de San Juan apuntó contra el Gobierno y apeló a que el máximo tribunal judicial se manifieste en contra de sus intereses. “A los jubilados hace años que se les viene metiendo la mano en el bolsillo como producto de una ley de reforma previsional nefasta, ideada por un gobierno nacional al que no le importan los jubilados. La Corte Suprema es la última instancia”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés