El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

El Gobierno, ante el “anticapitalismo de los argentinos”

11-10-2016
Compartir

Bajar la inflación hacia niveles más normales, lograr que la economía vuelva a crecer, reducir una tasa de pobreza altísima, volver a crear empleo registrado en el sector privado, generar competitividad, ordenar las cuentas públicas, reducir la presión impositiva, federalizar el país?y la lista de desafíos económicos puede seguir.

Sin embargo, hay uno que no recibe tanta atención y es clave para poder instrumentar las medidas necesarias para tender hacia esos objetivos (y poder evitar, pensando hacia adelante, tener una economía que se parece, como ninguna otra en el mundo, a un electrocardiograma). Nos referimos a lo que el economista Federico Muñoz denomina “el notorio anticapitalismo de los argentinos”.

Los datos

En 2014, Pew Research Centre realizó encuestas a ciudadanos de 45 países indagando, entre otras cuestiones, su opinión acerca del sistema de economía de mercado como vehículo para el desarrollo económico y social. En líneas generales, la economía de mercado susncitó un respaldo mayoritario en casi todo el mundo. Fueron pocos los países en los que el régimen tuvo más rechazos que adhesiones, y ?llamativamente? Argentina fue el país en el que el saldo negativo de respuestas fue mayor (por amplia diferencia). El Latinbarómetro arribó a números no muy distintos.

“El tenaz rechazo social al funcionamiento de la economía de mercado condiciona de manera evidente a la política económica. El combate a la inflación a través de políticas macroeconómicas anticícilicas, la necesidad de un ajuste fiscal, la búsqueda de una mayor integración comercial con el exterior y la seducción a la inversión extranjera son diversas políticas que la sociedad evalúa con bastante recelo”, dice Muñoz en un informe difundido el fin de semana.

Amplía: “Este es, en última instancia, el desafío de la gestión macrista: restaurar el funcionamiento de la economía de mercado (a la sazón, único sistema conocido con el que se puede aspirar al desarrollo económico), pese a que la sociedad desconfía profundamente de sus virtudes”.

El desafío

La reconciliación entre la sociedad y el capitalismo es necesaria, como sugiere Muñoz, por el bien de todos. Deberá generarse con pedagogía desde la política y, sobre todo, con resultados: las grandes mayorías volverán a creer cuando perciban que esas prácticas conllevan (para decirlo la jerga económica) externalidades positivas aquí y ahora (y no en EE.UU., Australia u otro país).

Por el contrario, si esto no ocurre, seguirán primando las ilusiones y las recetas cortoplacistas que generan pan hoy y hambre (literalmente) para mañana y continuaremos discutiendo sobre la cuadratura del círculo, perdiendo posiciones globales y agrandando la enorme deuda social. Los grandes acuerdos sociales (es decir, aquello que cuentan con la participación del Gobierno, la oposición, los sindicatos y las empresas) son importantes, y han sido útiles en muchos otros países para comenzar a desandar el camino hacia el desarrollo y evitar pasos en falso cada 4, 8 o 12 años

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés