El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

El 51% de las empresas no encuentra el personal que busca

Según el Inet, hay falta de habilidades tanto técnicas como “blandas” y de cohesión entre el sistema educativo y el productivo.

28-06-2016
Compartir

El 51% de las empresas argentinas enfrenta dificultades para contratar perfiles técnicos, según señala el informe Demanda de Capacidades 2020 presentado ayer por el Instituto Nacional de Educación Técnica (Inet) y realizado en conjunto con la consultora Abeceb. Según dijo el presidente del instituto estatal, Gabriel Sánchez Zinny, el problema se relaciona con que los egresados no cuentan con experiencia en el ámbito laboral y no desarrollan prácticas suficientes en la escuela. “Debemos dedicarnos a escuchar a la gente que genera empleo para ver qué tenemos que hacer nosotros en el sistema educativo”, sostuvo el ministro de Educación, Esteban Bullrich, en la presentación.

El informe señala que en 2016 a nivel local se ha iniciado un nuevo ciclo político y económico que alterar la dinámica de los sectores productivos. “En el marco de una economía más expuesta a las presiones de la competencia internacional, las empresas tendrán incentivos para adecuarse tecnológicamente y mejorar sus procesos, prácticas laborales y productividad para mantenerse competitivas en el mercado. Ello conllevará necesariamente una mayor absorción de mano de obra calificada, en detrimento de trabajadores con bajos niveles de instrucción, profundizando la tendencia actual”, precisa.

De las 879 empresas relevadas en todo el país para la confección del estudio, el 69% buscó incorporar personal técnico en los últimos doce meses y, de ese total, el 51% tuvo dificultades para cubrir el puesto por falta de competencia técnicas de los postulantes. El 77%, aseguró que la falta de mano de obra capacitada impactó en el negocio y en aspectos sustanciales ya que tuvieron una productividad menor, se generaron mayores costos operativos, no lograron el estándar de calidad requerido y, además, se debió incrementar la carga laboral al resto del personal.

Según explica el estudio, los principales obstáculos se relacionan con la falta de competencias técnicas o “habilidades duras” de los postulantes, como también con la falta de experiencia. “Las habilidades 'blandas' o socio-emocionales no son hoy los factores más determinantes para las contrataciones, pero existe consenso en que ganarán relevancia en el próximo quinquenio entre las habilidades valoradas en el trabajador”, agrega. De todos modos, más allá de las competencias del aspirante, se observan indicadores de escasez de oferta en relación a la demanda. En dos de cada diez respuestas se afirma que hubo una falta de postulantes al puesto ofrecido.

Frente a los limitantes de mano de obra calificada, la gran mayoría de las empresas manifiesta contar con algún programa de capacitación del personal. Ello les permite cubrir determinados saberes para tareas específicas, aunque en general no alcanzan a suplir los conocimientos de los marcos teóricos más amplios que envuelven a sus tareas habituales. Es decir, según el Inet, la capacitación interna a la firma no sustituye sino que complementa a la educación técnica y profesional. Un dato que destacan es que apenas el 11% de las empresas recurrió a convenios con instituciones educativas para sus capacitaciones. Sin embargo, casi el 70% considera que un programa de reentrenamiento del personal técnico en convenio con instituciones educativas sería una importante contribución para mejorar el desempeño laboral.

En cuanto a los perfiles específicos, los principales “cuellos de botella” se encuentran en los especialistas en control de calidad, informática y programación, vialidad, electrónica, química, metalurgia, diseño y gastronomía.

Según el informe, la disponibilidad de oferta de mano de obra calificada será esencial para la competitividad y el desarrollo económico de la Argentina en el próximo quinquenio y por eso “se deberá trabajar en los incentivos para atraer a los jóvenes hacia la escuela técnica (y motivarlos a mantenerse en ella hasta el nivel superior). También en la adecuación de los contenidos, la mejora de la calidad docente y de la gestión de las escuelas, la ampliación de los ámbitos para el desarrollo de las actividades prácticas, y el estrechamiento de la articulación entre las entidades académica de enseñanza y de investigación y el sector productivo, con transferencias de conocimientos en ambos sentidos”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés