El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 16°C

Desigualdad laboral en la ciudad

09-03-2017
Compartir

Ayer, en el marco del Día Internacional de la Mujer, miles de argentinas se movilizaron desde el Congreso a Plaza de Mayo para exigir el cumplimiento de sus derechos. En este marco, la Dirección de Estadísticas y Censos porteña publicó una serie de datos que dan cuenta de la situación de desigualdad que atraviesa a sus habitantes. Según los datos oficiales, la desocupación es de 11,7% entre las mujeres de la ciudad, un porcentaje cuatro puntos superior al de los varones (8%). Por otro lado, cuando consiguen trabajo, generalmente lo hacen en posiciones de menor jerarquía y con menor salario.

Datos del tercer trimestre de 2016 muestran que el 50% de las mujeres se encuentran en actividad, mientras que están activos el 62% de los varones. La tasa de empleo es de 44,3% para ellas, contra el 57,1% de los varones y del total de desocupados de la ciudad el 57,6% son mujeres.

Aún cuando consiguen empleo, las mujeres ocupan cargos de menor responsabilidad y peores pagos, incluso cuando se encuentran más capacitadas (el 63,3% de los egresados de carreras de pregrado y grado en la ciudad son mujeres). Del total de las mujeres empleadas sólo el 2,2% ocupa cargos directivos, contra el 4% de los hombres. También son superadas por los hombres en los cargos de jefaturas intermedias y pasan a la cabeza recién en tareas administrativas y contables.

La brecha salarial también es una constante. La mediana de ingreso por ocupación principal es de $13.500 para los varones y de $10.000, relacionado también con el hecho de que las mujeres trabajan, en promedio, menos horas semanales porque deben dedicar más tiempo a las tareas domésticas y de cuidado.

La función pública

Según un relevamiento de Cippec, incluso en la función pública queda un paso grande por dar. La mitad de los empleados del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) son mujeres, pero sólo el 30% del personal jerárquico (ministros, secretarios, subsecretarios, directores nacionales y generales y titulares de organismos descentralizados e instituciones de la seguridad social) está ocupado por ellas.

Lo mismo sucede en el Poder Legislativo Nacional. En Diputados, ley de cupo mediante, sólo 34% de las bancas están ocupadas por mujeres. En la Cámara Alta, 40% de las bancas están en manos de mujeres. Por otra parte, nunca una mujer presidió la Cámara de Diputados de la Nación.

En el Poder Judicial, las mujeres son el 54% del total del personal en los distintos estamentos, con excepción de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y del Ministerio Público Fiscal. Sin embargo, en la Justicia provincial el 44% de los jueces son mujeres mientras que en la Justicia nacional y federal solo ocupan ese puesto un 34% de mujeres. En sintonía con esta tendencia, en el máximo tribunal de la Nación, la Corte Suprema, solo uno de los magistrados es mujer.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés