Cristina ya camina por el conurbano con Taiana

“Hay que poner un límite”, es el lema de sus primeras recorridas de campaña

30-06-2017
Compartir

Luego de confirmar su candidatura a senadora nacional e inscribir su nombre en la cabeza de la lista de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner ya recorre la provincia de Buenos Aires. Acompañada por  Jorge Taiana, la expresidenta dio una muestra más del tipo de campaña que piensa desarrollar y recorrió la fábrica Cuero Flex, recuperada por sus trabajadores. Dialogó con ellos, sobre  el “tarifazo”, el retroceso del poder adquisitivo y la “caída del consumo” como ejes de la charla. En ese momento, el intendente del lugar, Gabriel Katopodis participaba del lanzamiento de la lista de Florencio Randazzo en el centro porteño.

La disposición del escenario, sin atril y con los dirigentes de su espacio en la tribuna, en el acto del 20 de junio pasado, ya habían dado cuenta de ciertos cambios estéticos y de modificaciones en las formas discursivas de la exmandataria. Aunque persistiesen las críticas al gobierno de Cambiemos. Con más intensidad, incluso. Las “víctimas del ajuste” como protagonistas de su oratoria, personificados entonces en decenas de ciudadanos que la acompañaron en el escenario, fueron ayer los trabajadores de esa cooperativa, a los que les pidió acompañamiento para “frenar el aumento de los precios de los consumos populares, proteger la industria nacional y poner fin al tarifazo”. De hecho, “hay que poner un límite” y “así no se puede seguir” son los dos hashtag utilizados por estos días por el kirchnerismo en las redes sociales.

Según los cooperativistas que visitó Cristina, la producción de la fábrica cayó 30% a raíz de la baja del consumo y esto, sumado al tarifazo, hizo imposible un aumento de sueldos a sus empleados. También señalaron que habían sufrido las consecuencias de los $50.000 de luz que solían pagar por el servicio pasaron a los $500.000, una cifra inalcanzable para ellos, según indicaron.

Aunque no está confirmada la agenda de la expresidenta, se da por descontado que las visitas a fábricas, comedores escolares y barrios populares del conurbano serán las escalas más repetidas de su campaña. Con contacto directo con la gente. A lo se sumarían algunas visitas a puntos clave del interior bonaerense, donde Cristina tiene poco anclaje y menores posibilidades de crecer electoralmente. Tampoco se descartan, antes del 13 de agosto, fecha estipulada para las primarias, la realización de uno o dos actos masivos, como demostración de fuerza. Pero con estilo parecido al que tuvo el de Arsenal.

Otro eje de su campaña será no apuntar contra los rivales de menor presencia, como el Frente Renovador de Sergio Massa y, especialmente, el Frente Justicialista de Randazzo. Y focalizar la crítica en el gobierno de Cambiemos. De alguna manera, convirtiendo en recíproca la intención de Casa Rosada de ampliar la polarización existente. “Cristina cumplió una etapa, y como todo dirigente tiene una enorme responsabilidad, que no se ha propuesto cumplir: generar su propio relevo”, señalaba Randazzo, casi a la misma hora.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés