El Economista - 73 años
Versión digital

sab 13 Jul

BUE 13°C

Con un paro, se reaviva el conflicto docente

Luego del desalojo de los maestros que intentaban armar un carpa frente al Congreso, CTERA volvió a la huelga

11 abril de 2017

Luego de que el domingo a la noche agentes de la Policía de la Ciudad impidieran el armado de una carpa docente frente al Congreso, la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) anunció un paro nacional de 24 horas para hoy, reavivando un conflicto que parecía haber ingresado en una etapa de amesetamiento. “Este es el límite que nosotros no estamos dispuestos a tolerar. No vamos a convalidar con el silencio la represión a los que luchan”, dijo ayer Sonia Alesso, titular de la confederación nacional. Además, quien además pidió la renuncia del ministro Esteban Bullrich.

Luego de una serie de paros nacionales y de dos movilizaciones masivas, y debido a un desgaste de la acción en las calles, los cinco gremios que integran la CTERA habían decidido cambiar la estrategia y continuar con el reclamo por la convocatoria a una paritaria nacional con medidas de menor voltaje. En ese marco dispusieron el armado de una “escuela itinerante” en la Plaza de los Dos Congresos, frente a las escalinatas del Palacio Legislativo, destinada a ser escenario de clases públicas y debates sobre diferentes temáticas educativas. Pero cuando se encontraban montando la estructura fueron desalojados por agentes policiales, que los dispersaron con gas pimienta y detuvieron a cuatro maestros.

Según argumentó ayer la subsecretaria de Uso del Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, Clara Muzzio, los docentes fueron desalojados porque “no tenían permiso” para armar la carpa. La funcionaria porteña explicó que sí habían sido informados sobre la realización de un acto, pero que esa notificación es distinta a “un permiso de uso, que tiene otros requisitos”. Según dijo, los trámites tienen que ver con la necesidad de “resguardar la seguridad física, incluso de los que están armando la estructura”.

En la misma línea el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, sotuvo que “ la Policía actuó de manera defensiva ante las agresiones , no de la totalidad de las personas sino de un grupo minúsculo”.

A raíz de este episodio volvió a escalar el conflicto docente. “ Hemos definido un paro nacional de 24 horas para mañana (por hoy) contra la represión. No se toca a un maestro, no se toca a un trabajador, no se reprime una protesta social y no vamos a convalidar con un silencio la represión a los que luchan”, dijo Alesso.

Además del paro, la CTERA realizó ayer un abrazo a la escuela itinerante frente al Congreso y dispuso para mañana medidas de difusión del conflicto en “todas las escuelas”, que incluirán actividades con padres y el envío de “miles y miles” de cartas al ministro de Educación, Esteban Bullrich, “que si no esta a la altura de las circunstancias puede renunciar ya”.

Desde la CGT repudiaron “con el mayor énfasis posible” el “ataque” a los docentes, que consideraron un “gesto de intolerancia hacia un sector importantísimo de los trabajadores en Argentina”. Según agregaron desde la central obrera por medio de su secretario de Prensa, Jorge Sola, “un gobierno nacional que debiera enfocar sus energías en cumplir con el fallo de la Justicia laboral que obliga al ministro de Educación a llamar a paritaria nacional utiliza la coacción para tratar de sofocar el grito de los trabajadores de la educación. Quieren demostrar con ello que sucederá lo mismo con quien se oponga a sus objetivos”.

De todas maneras, todo indica que la estructura será finalmente instalada con autorización gubernamental. O se tolerarán otras formas de protesta docente. Porque la estrategia de polarización política puede mostrar sus límites.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés