El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 28°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 28°C

Cerca de Triaca hablan de un “cambio de tendencia” en el empleo

11-11-2016
Compartir

El Ministerio de Trabajo emitió un documento destinado a consultores y funcionarios del propio Gobierno, que reúne distintos datos oficiales y los hilvana a los fines de presentar un pantallazo de la situación de empleo actual. Según el análisis del Gobierno, “en los primeros ocho meses del año no ha habido cambios drásticos en el mercado laboral argentino” y eso se evidencia en los niveles bajos de conflictividad. Por otro lado, identifica un “cambio de tendencia” en el empleo privado registrado, que habría dejado de caer, y asegura que no se ha deteriorado el poder de bolsillo respecto del año anterior.

Según los datos oficiales, en agosto se registraron un total de 12 millones de trabajadores registrados, incluidos asalariados privados, públicos y trabajadores independientes. Este número es “prácticamente idéntico” al registrado el mismo mes del anterior e incluye a 18.000 más (0,1%) con respecto al mes anterior.

En la categoría de asalariados privados, en agosto se observó un aumento mensual de 14.000 trabajadores, lo que, según la mirada oficial, implica “un suave cambio de tendencia”. En tanto, la caída interanual fue de 92.000 trabajadores (-1,5%). La gran mayoría de los puestos perdidos pertenecen a las dos ramas más golpeadas: 53.000 fueron en la construcción y 38.000 en la industria manufacturera. “Consideramos esta última variación muy asociada a la recesión brasileña que mostró en el primer semestre de 2016 una caída interanual de su PIB de 4,6%, la cual se suma a la caída del 2015 de 3,8%”, explica el documento y agrega que las bajas “han sido compensadas” por aumentos en otros sectores y en el número de asalariados públicos, monotributistas y trabajadores registrados en casas particulares.

A partir de la encuesta REM del Banco Central, desde el Gobierno calcularon que la inflación para este año estará en el orden del 36,5%, y estimaron que “el poder adquisitivo de los salarios de bolsillo de fines de 2016 será similar al de fines de 2015”. Esto, según explicaron, debido a que los salarios efectivos subieron más que los de convenio ?-que aumentaron 32,8% en promedio? y de dos decisiones gubernamentales: el aumento en monto y rango de las Asignaciones Familiares y del Mínimo No Imponible del Impuesto a las Ganancias. “Esto ha implicado un aumento de hasta el 6% del salario de bolsillo para los que reciben Asignaciones Familiares y un aumento por reducción del pago de Ganancias de entre 6% y 8% para los que perciben un salario superior a $25.000”, señalaron. Todo así, admitieron que lo anterior no implica que “ciertas ramas de actividad hayan tenido aumentos por debajo de la inflación”.

En el escrito, los funcionarios celebran que en el último cuatrimestre del año “varios datos” mostraron una mejora y citan, en este punto, el caso del índice de empleo de la Encuesta de Indicadores Laborales ?que monitorea empresas privadas de grandes aglomerados del país?, que en septiembre subió 0,1% respecto al mes anterior.

En cuanto a las negociaciones colectivas, el Gobierno consideró que “ha habido una continuidad muy grande con los años anteriores” y resaltó que “todas las instituciones y herramientas asociadas al mundo del trabajo están perfectamente en actividad”. En ese sentido, tomó como evidencia de la “relativa estabilidad” en el mercado laboral los índices de conflictos: la cantidad de jornadas no trabajadas en el sector privado no fue mayor que en el 2015, aunque sí hubo un aumento importante en el sector público, lo que asociaron al cambio de autoridades gubernamentales. 690.000 es el total de jornadas individuales no trabajadas en el periodo enero-septiembre de 2016, lo que marca una disminución de 0,1% con respecto al mismo período del año anterior.

Con la mirada puesta en el futuro, el Gobierno ponderó las expectativas netas empresariales (la diferencia entre el porcentaje de empresas que esperan aumentar su dotación versus las que esperan disminuirla). Según registró la EIL publicada en septiembre, las expectativas aumentaron por cuarto mes consecutivo y en agosto alcanzaron el 6,3%, el valor más alto de los últimos nueve meses.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés