El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 23°C

“Cambiemos es una experiencia que se construye todos los días”

Entrevista a Juan Nosiglia, Legislador porteño de la UCR.

15-07-2016
Compartir

El legislador porteño y secretario general del Comité Nacional de la UCR, Juan Nosiglia evalúa la gestión del PRO en la Ciudad de Buenos Aires y el futuro de la relación en Cambiemos. “La reforma electoral debe convertirse en una verdadera reforma política”, señala además.

¿Cómo definiría el lugar que ocupa la UCR en Cambiemos y en el Gobierno?

La UCR es parte de la coalición de gobierno y el lugar que ocupe dependerá del propio partido. Sin lugar a dudas tiene que ser un rol activo para influir en el rumbo del gobierno y en las decisiones, que marque agenda con responsabilidad política, sensibilidad social y representando las demandas de las clases medias y populares y los sectores más dinámicos de la sociedad argentina. Cambiemos es una experiencia nueva que se está construyendo todos los días.

¿Cómo se expresa esa relación en la CABA, donde el radicalismo ha tenido sus propios candidatos y no comparte bloque con el oficialismo local?

Cambiemos no existe aún en la CABA. En este distrito el PRO tiene una responsabilidad más importante que el radicalismo, al estar al frente del gobierno hace ocho años. Desde ECO, y a través del liderazgo de Martin Lousteau, representamos en la última elección, a un sector muy importante de porteños que tienen una visión diferente del desarrollo de la Ciudad y de cómo administrar lo público. Estamos convencidos además de que esa visión no es incompatible con el aporte que realizamos desde la UCR, a nivel nacional, y Martín, como embajador en los Estados Unidos a este proceso de cambio, convencidos de que había que terminar con el ciclo marcado por el populismo autoritario y de que hay mucho por hacer para consolidar una democracia más equilibrada, con mayor participación, con más pluralidad, transparente y previsible.

¿Qué evaluación hace del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta? ¿Qué continuidades y qué nuevas improntas observa?

Es difícil hacer una evaluación a seis meses de asumir. Creo que se ha notado la diáspora de dirigentes políticos y cuadros técnicos que emigraron a la Nación y a la provincia de Buenos Aires, creo que va a ser un gobierno muy parecido al de los últimos ocho años del PRO. Pero con la responsabilidad de que tiene una oportunidad única de poder gobernar la Ciudad con la Nación y la provincia como aliadas, una gran oportunidad para poder avanzar en temas centrales como el traspaso de competencias para completar la autonomía (policía, Justicia, juego, puerto) y la integración con el área metropolitana.

¿En qué iniciativas consideran que comparten más con la gestión local y en qué cuestiones consideran que están en veredas diferentes?

Coincidimos en algunas de las iniciativas relacionadas con la modernización del Estado y reconocemos la capacidad para realizar obras importantes para la Ciudad y poder terminarlas en tiempo y forma. Por otro lado, nuestras diferencias se centran en el orden de las prioridades de la gestión, porque creemos que hay que hacer foco en políticas públicas de impacto en el desarrollo social como educación, salud y vivienda. La Ciudad sigue sin contar con una Ley de Educación propia, a pesar del presupuesto millonario con el que cuenta (este año llegará a los $130.000 millones con la nueva coparticipación) hay serias deficiencias en la atención y el servicio de hospitales y las villas y viviendas precarias crecen año a año.

En la propuesta de reforma electoral presentada por Cambiemos a nivel nacional, entre otras cosas, se incorpora la boleta única electrónica. ¿Cuál es su evaluación a partir de la experiencia porteña? ¿Qué cuestiones, además, deberían ingresar en debate?

La experiencia es buena, pero el país no es la Ciudad y, como dice la diputada nacional Carla Carrizo, la boleta única electrónica no es un fin en sí mismo. Hay que auditarla y perfeccionarla. Además, tienen que ingresar en el debate las cuestiones vinculadas al financiamiento de la política -y no solo de las campañas-, la autoridad electoral y los sistemas electorales que violentan la voluntad popular en provincias del interior. El Congreso va a ser un ámbito propicio para que todas las fuerzas analicen y elaboren el mejor proyecto posible. Estamos frente a una gran oportunidad para promover nuevas reglas y adaptar aquellas que ya existen para mejorar el sistema a favor de la transparencia, la participación y el fortalecimiento de los partidos. La reforma electoral debe convertirse en una verdadera reforma política.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés