El Economista - 70 años
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 19°C
Versión digital

lun 26 Sep

BUE 19°C

“Cambiemos es portavoz de las aspiraciones de la sociedad”

El Economista dialogó con Humberto Schiavoni, senador electo y presidente del PRO

16-11-2017
Compartir

Entrevista a Humberto Schiavoni Senador electo y presidente del PRO Por Néstor Leone

“Este año Cambiemos funcionó como partido nacional y creo que esto se va a profundizar”, dice Humberto Schiavoni. Y agrega: “Ha superado largamente a los partidos que lo integran”. Entre ellos, el PRO, que el actual director ejecutivo del Ente Binacional Yacyretá preside. En una entrevista con El Economista, el senador electo por Misiones, además, analiza la naturaleza de los acuerdos que propone el Gobierno y plantea los desafíos para los próximos años. “Argentina está atravesando un camino de aspiraciones compartidas con la sociedad que es lo que más fortalece al Gobierno, por ser el portavoz se esas aspiraciones, con su expresión en las reformas que presentó en presidente Macri”, señala.

¿Qué evaluación hace del nuevo escenario político luego de las elecciones?

En la gente no cambió nada. Quienes venían apoyando el rumbo, ratificaron ese apoyo con su voto. Salvo matices, las elecciones generales confirmaron lo que había pasado en las PASO. Cambió la percepción en la dirigencia. Tomaron nota de ese resultado y eso se manifiesta en el apoyo a las políticas públicas que pretenden profundizar el cambio. Por ejemplo, el paquete de reformas que el presidente Mauricio Macri ha enviado al Congreso y que están en discusión.

Tanto los gobernadores como el sindicalismo en general, entre muchas reacciones, parecieron compartir cierta sorpresa por la profundidad mayor de lo esperado en las reformas propuestas por el Gobierno. ¿Comparte?

El Gobierno siempre tuvo la iniciativa, desde el momento en que asumió, proponiendo una serie de reformas que buscan que volvamos a ser un país normal y potenciar las posibilidades que el país tiene, luego de décadas de distorsiones y políticas erradas. Estas reformas tienen un común denominador: el combate de la pobreza, la generación de empleo de calidad, el incentivo de la inversión, el fin de los privilegios. Esto es lo que votó la gente. Nos está apoyando, pese a las dificultades que tuvimos el año pasado, porque ve que este Gobierno es coherente en lo que propone y en lo que hace.

Algunos sindicatos temen o alegan pérdidas de derechos; los gobernadores, un reparto de recursos que puede perjudicarlos, en una ecuación fiscal propia ya complicada.

Derechos no va a perder ningún sector. Todo lo contrario. Muchos sectores van a ganar derechos. Pero muchos sectores van a perder sus privilegios. Las reformas lo que pretenden es, precisamente, no permitir privilegios y favorecer a que la gente viva mejor, que tenga más trabajo. Esa es la filosofía de la propuesta. Por eso están aceptando los gobernadores y hay un consenso, incluso, entre los sindicalistas para trabajar en función de la reforma.

¿Confía en que se llegará al acuerdo tal como lo planteó el Gobierno?

Hay una mayoría de argentinos que venía apoyando este rumbo y que lo ratificó en las urnas. La dirigencia debe tomar nota de esta realidad y tiene que ser consecuente con lo que la gente está anhelando.

Da la sensación de que el Gobierno, con los resultados de las elecciones ya puestos, dio inicio a una nueva etapa de su gestión, más acorde con su programa original y menos atado a los acuerdos de gobernabilidad.

Es lógico que suceda, porque el Gobierno asumió en una posición de mucha debilidad. Desde el primer gobierno de Hipólito Yrigoyen que no había un gobierno con minoría total en ambas cámaras y con solo 5 de 24 gobernadores propios. Sin embargo pudimos transitar los meses más difíciles y evitar una crisis grave que hubiera sumido a muchos sectores en la pobreza. Con este apoyo se van a profundizar las políticas que tienen como objetivo el combate de la pobreza y atraer inversiones.

Endeudamiento e inflación son dos indicadores que preocupan especialmente. ¿Cuál es su análisis al respecto?

El endeudamiento, si es limitado en el tiempo, es una manera de evitar un estallido y mayores crisis sociales. Tiene que ir cediendo de manera gradual, a medida que también vaya bajando el déficit fiscal, con disciplina y con mayor actividad económica. Ese es el planteo del Gobierno. Con respecto a la inflación, este año estamos en la mitad del índice del año pasado y, seguramente, el año que viene vamos a estar en la mitad de esta. Hay claramente una tendencia decreciente, que se acaba de confirmar con el 1,3% de la inflación núcleo de este mes.

Pero por encima de la pauta original del Gobierno. Son estimaciones. Lo que hay que ver es la tendencia y la consistencia de esa tendencia. Deja el Ente Binacional de Yacyretá para presidir el bloque de senadores del oficialismo. ¿Lo entusiasma el cambio de función?

Estoy contento por todo lo que hemos logrado en Yacyretá, con una agenda muy ambiciosa en la que se incluye el reordenamiento administrativo y financiero, la solución de problemas que se acarreaban desde hacía más de treinta años, con nuevas obras como la central de Aña Cuá. Además, se está trabajando en la rehabilitación del parque generador que va a tener un impacto en la productividad. Son muchísimas las cosas que hemos logrado. Nos vamos con esa satisfacción y la de asumir el desafío más importante de mi carrera, que es representar a mi provincia en el Senado de la Nación.

¿Cómo imagina ese nuevo ciclo parlamentario, teniendo en cuenta que Cambiemos sigue estando en minoría?

Estamos convencidos de que todas las leyes que surgen del consenso tienen mucha más fuerza y mayor sustentabilidad que aquellas que surgen de la imposición de un número mayoritario. Estos acuerdos tienen que ver con políticas de fondo.

¿Cómo cree que será ese nuevo Senado con Cristina Kirchner como integrante?

Ha logrado su banca de manera legítima. Por lo tanto, hay que respetar su participación. Nuestra actitud va a ser la misma de siempre, como con cualquier senador: la búsqueda de acuerdos, porque de lo que se trata es de solucionar los problemas de la gente más allá de las disputas partidarias.

En el Senado no se había dado la división del universo peronista que sí se dio en Diputados. Esto parece variar con la nueva composición. ¿Cuánto puede cambiar la dinámica?

Lo que estamos viendo es una creciente fragmentación. Pero es un espacio distinto al nuestro y somos respetuosos de eso.

Usted es el presidente del PRO, el partido de gobierno. Pero la marca identitaria más fuerte del Gobierno es hoy Cambiemos.

El PRO no es el partido de gobierno. Es uno de los partidos que integran la alianza de Gobierno. Cambiemos es el espacio de Gobierno. ¿Se va a consolidar la marca Cambiemos, por encima de los partidos que lo integran?

Esto ya está sucediendo de hecho. Lo que ha hecho en esta elección, precisamente, es ratificar esto. Surge más de abajo hacia arriba que de arriba hacia abajo. Y estamos muy conformes de como se está trabajando en el seno del Gobierno.

Este año Cambiemos funcionó más como partido nacional que como alianza electoral.

Funcionó como partido nacional y creo que esto se va a profundizar.

En esa relación entre partidos, si bien no hubo fricciones de importancia, suele existir más tensiones con el radicalismo que con la Coalición Cívica.

Tensiones existen en todos los partidos, también en el nuestro. Lo importante son los acuerdos que se logren y las decisiones que se tomen. En ese sentido no se han dado fisuras entre los espacios. En 2017 se consolidó Cambiemos. Ha superado largamente a los partidos que lo integran.

La Ciudad de Buenos Aires es el único distrito donde no se conformó Cambiemos. ¿Cree que se avanzará también en este distrito con la coalición?

No formalmente, pero gran parte de la dirigencia radical estuvo en Vamos Juntos, algunos incluso como candidatos.

Pero no en términos orgánicos. 

No en términos orgánicos, es cierto. Pero están presentes.

¿Cuáles son los puntos críticos del Gobierno?

En un mundo interrelacionado, las crisis internacionales tienen su impacto. Hay algunas que podemos prever y otras que no. Por lo demás, Argentina está atravesando un camino de aspiraciones compartidas con la sociedad que es lo que más fortalece al Gobierno, por ser el portavoz se esas aspiraciones, con su expresión en las reformas que presentó en presidente Macri.

¿No existe mayor vulnerabilidad externa en este contexto y con las políticas de Cambiemos?

No del país en particular. Todos los países hoy están mucho más expuestos a las crisis que se desenvuelven fuera de sus fronteras. Pero no vemos un particular riesgo en el corto plazo.

¿Con qué proyectos trabajar, especialmente?

En primer lugar, colaborar con la agenda del Gobierno y trabajar los temas de mi provincia. Vamos a ser portavoces de los intereses de Misiones, en el marco del acuerdo nacional.

¿Se ve como candidato a gobernador en 2019?

No personalizaría la cuestión. Hemos constituido una alternativa del cambio y vamos a trabajar intensamente este próximo año y medio para que Cambiemos también sea gobierno en Misiones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés