El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Cabrera en plan de seducción ante el G-20

Durante la Mesa de Comercio del G-20 el ministro resaltó la normalización de la economía nacional.

11-07-2016
Compartir

Cada día que pasa los funcionarios argentinos, desde el presidente Mauricio Macri hasta los ministros que integran el gabinete se sienten más confiados, presentando ante importantes foros internacional las oportunidades que hoy ofrece Argentina en materia de inversiones e intercambio comercial. Entre el 9 y el 10 de julio el ministro de Producción, Francisco Cabrera, destacó en Shanghai (China) la normalización de la economía argentina en la Reunión de ministros de Comercio del G-20.

El titular de la cartera productiva consideró que el país vive una nueva etapa, que se relaciona especialmente con lo que calificó como “normalización” de la economía. “Hemos iniciado una nueva etapa en Argentina, hace seis meses, que tiene mucho que ver con lo que nosotros llamamos la normalización de la economía y del país en general”, aseguró el ministro en declaraciones a la agencia EFE. Como parte de los logros, Cabrera recordó que ya “sólo estar participando de esta manera en estas reuniones es sumamente importante”, porque “una forma de medir esta normalización es comprobar cuánto de integrados en el mundo estamos”. En el marco de la mesa de Comercio del Grupo de los 20, que integran los países más industrializados y las mayores economías emergentes, el ministro argentino mantuvo encuentros bilaterales con sus pares de Brasil, Canadá, China, Holanda, Japón, Nueva Zelanda, Rusia, el Banco Mundial y la Unión Europea.

Apertura e inversiones Cabrera aclaró que en el encuentro se abordó “una agenda bastante nutrida, que surge del interés que nosotros vemos que hay, en todo el mundo, por esta Argentina que se abre al mundo, para buscar inversiones, que es donde creo que está la mayor oportunidad”. En ese sentido, el funcionario lamentó que “Argentina hace más de cinco o seis años que no recibe inversiones, por motivos que tienen que ver básicamente con temas de seguridad jurídica (del país en los últimos años) y con el marco macroeconómico”. Pero luego se preocupó por marcar una diferencia entre el pasado y la actual coyuntura. Ahora “estamos en un proceso de institucionalización de la Argentina, y esto tiene que ver con generar reglas de juego claras”. Este punto se relaciona con la permanencia en el tiempo de condiciones para invertir, producir y comerciar, y es una de las variables que los inversores, tanto locales como extranjeros, observan con mayor detenimiento al momento de tomas sus decisiones.

“Pensemos que hasta hace unos pocos meses estaba prohibido distribuir dividendos, estaba prácticamente prohibido importar, o había que pedirlo, era arbitraria la posibilidad que tuvieras que conseguir una autorización para importar, y habíamos acumulado deudas comerciales importantes”, señaló Cabrera en referencia a las derivaciones del cepo cambiario impuesto por el anterior gobierno y el sistema restrictivo que importación, no ya de bienes de consumo final, sino incluso de bienes intermedios, insumos, equipos, partes y piezas.

Según la mirada de Cabrera, en 2016 a partir de la asunción del nuevo Gobierno, “todo esto se regularizó, y en muy poco tiempo generamos una altísima estabilidad”, a la vez que resaltó la credibilidad conseguida en el mercado internacional de deuda porque “el crédito es la confianza”. Ese nuevo tiempo se ve también en la relación a otros países. “Hasta hace seis meses, mucha gente, incluyendo miembros del G20, se preguntaban qué hacia la Argentina en el G20”, afirmó a EFE el embajador argentino en China, Diego Guelar. Encontraste, hace dos semanas se aprobó “por unanimidad” que la presidencia del G20 en 2018 será para Argentina.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés