El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 22°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 22°C

Anticipan que el bono será sólo para los sectores “más vulnerables”

07-10-2016
Compartir

La semana próxima vence el plazo de diez días concedido al Gobierno por la CGT para que reflexione sobre sus pedidos, pero todavía no hay definiciones. Mientras el sindicalismo hace un esfuerzo por contener las medidas de fuerza que les exigen desde las bases, los funcionarios nacionales inflan y desinflan las promesas en torno al bono de fin de año que se dispusieron a analizar.

Ayer los ministros dejaron entrever que la compensación estará destinada sólo a “los sectores más vulnerables”, eximiendo al grueso de los empleados públicos. Los sindicalistas, por su parte, se reunieron para apuntalar la estrategia y dijeron que si el Gobierno no da una respuesta “razonable”, el demorado paro nacional se concretará.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, anticipó esta semana que el bono de fin de año sería concedido sólo a los beneficiarios de planes sociales, jubilados y trabajadores que perciben salarios más bajos. “La realidad es muy compleja, con más de 32% de pobres que inquieta al Gobierno y a toda la sociedad. El bono aún se está analizando con varios ministros, porque existe la convicción de asistir a quienes más lo necesitan sin desfinanciar al Estado”, precisó.

Sobre la exención del impuesto a las ganancias para el medio aguinaldo de diciembre, otro de los pedidos hechos por los sindicalistas, el ministro dijo que “se está estudiando si se puede excluir en diciembre para algunos tramos de ingreso”.

El titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, confirmó que, de otorgarse la compensación, “probablemente incluya” a los jubilados que cobran el haber mínimo, aunque apuntó que la decisión final es del ministro Triaca, “quien está conversando con todos los sectores en la búsqueda de consensos”. En el mismo sentido se manifestó la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien advirtió que el bono solicitado por los sindicalistas “no está ni confirmado ni descartado” y sugirió que la prioridad está en “quienes más lo necesitan”.

La intención de focalizarse en los sectores “más vulnerables” y descartar un bono para los estatales responde también a evitar conflictos con los gobernadores, ya que afectaría a las cuentas no sólo de la Administración Central, sino a los niveles subnacionales, con mayor peso de trabajo público y menos recursos para financiarlo.

En este sentido, el ministro del Interior expresó ayer desde Bariloche que el Ejecutivo está analizando “cómo dar respuestas favorables sin resentir más el frente fiscal de la Nación”. “Heredamos uno de los déficit fiscales más grandes de la historia el 10 de diciembre y el Presidente asumió el compromiso de ir paulatinamente al equilibrio fiscal”, afirmó Rogelio Frigerio.

Por otro lado, el ministro se mostró optimista frente a la posibilidad de evitar una escalada de la conflictividad social, al señalar que “mientras haya diálogo, como ocurre hoy en día, siempre tenemos la oportunidad de evitar un paro”.

La reducción de los virtuales destinatarios del bono a los sectores más desplazadas resulta también un alivio para los empresarios privados, que no ocultaron sus reparos para otorgarlo. Tal como reconoció Triaca, la situación es muy heterogénea en el terreno privado, y la promesa de un bono de igual dimensión para todas las empresas y sectores nunca les pareció viable.

Ayer, el Consejo Directivo de la CGT se reunió para evaluar la estrategia a seguir. Según precisó el sindicalista Víctor Santa María al salir de la reunión, la central obrera decidirá “si hay paro nacional o no el próximo jueves, luego de un nuevo encuentro de su conducción”, y agregó que ello dependerá de las respuestas del Gobierno.

Por otro lado, sostuvo que el monto de $2.000 para el bono de fin de año le parece insuficiente. Por su parte, Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato que conduce la CGT, consideró “una burla” una eventual compensación de $750, suma que también se rumoreaba, y dijo que “si la oferta del Gobierno no es razonable” impulsarán “un paro de 24 horas”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés