¿Ser autónomo es una buena decisión?

25-01-2017
Compartir

por Marianela López (*)

Con el nuevo escenario de liquidación de Ganancias, aportes jubilatorios y asignaciones familiares, las empresas se plantean si conviene una relación de dependencia o el trabajo independiente.

Esto puede ser una elección que se le presenta a un director de una compañía, significando decidir entre un sueldo u honorarios.

En cuanto al Impuesto a las Ganancias, surge claramente que tanto el trabajador autónomo como el dependiente se ven beneficiados por el aumento en las deducciones por cargas de familia, e incide de igual manera para retenciones sobre sueldos o si tributa por sus honorarios como autónomo. Esto es así ya que el empleador, en el caso de ser dependiente, es sólo un agente de retención del Fisco.

Un director de una SA o un socio gerente de una SRL pueden optar, desde el punto de vista previsional, por ser tomados como empleados en relación de dependencia.

Cuando el director realiza tareas técnicas administrativas en relación de dependencia queda obligado a realizar los aportes como autónomo por su actividad de director, pudiendo optar en forma voluntaria por ingresar las cargas sociales por el sueldo en relación de dependencia. Si opta para que no le realicen estos descuentos en el recibo de sueldo, pasaría a cobrar el sueldo bruto, generando para la empresa un ahorro, ya que lo mantendrá al director fuera del sistema previsional ahorrándose el aporte de las contribuciones.

En este sentido, cabe aclarar, que para la empresa es más ventajoso tenerlo como autónomo porque no tendrá que pagar los beneficios de seguridad social, tampoco impactan los efectos de indemnizaciones por su desvinculación, al ser independientes, pero dichos honorarios para la empresa son deducibles hasta el 25% de la utilidad neta o $12.500 por cada uno (el que sea menor indicando un tope de deducibilidad).

Por el contrario, la empresa puede crear un vínculo laboral, teniendo el beneficio de que se deduce dicho sueldo como gasto en Ganancias. Para el trabajador los beneficios son en cuanto a la seguridad social y a que se asegura un nivel de ingresos, y se dosifican las retenciones de Impuesto a las Ganancias sobre los sueldos pero, en este caso, la empresa tiene que afrontar el pago de aportes y contribuciones para el empleado.

En cuanto a la cuota de autónomos 2017, se está a la espera de la aprobación definitiva de la Ley de Presupuestos Generales donde se determinará si finalmente sube la base mínima y en consecuencia la cuota mensual de autónomos.

(*) Especialista de contenido para Thomson Reuters.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés