El Economista - 70 años
Versión digital

vie 15 Oct

BUE 16°C

Versión digital

vie 15 Oct

BUE 16°C

Molinos reorganiza sus negocios

La unidad de negocios Graneles de la compañía se constituye como sociedad anónima bajo en nombre Molinos Agro.

04-07-2016
Compartir

El viernes 1° de julio la alimenticia Molinos dio un paso importante en el proceso de reorganización societaria, al presentar su plan de reestructuración ante la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, y el Mercado Abierto Electrónico. En una misiva oficial, y de conformidad con las normas establecidas por la CNV y el Código de Gobierno Societario aprobado por el directorio de la compañía, la empresa informó acerca de la escisión de los activos vinculados a la comercialización de granos y oleaginosas, de los correspondientes a sus negocios de marcas y consumo masivo.

De este modo, el negocio de Marcas, comercializadas en las góndolas, seguirá siendo operado en forma directa por la sociedad, mientras que el negocio Graneles será operado en forma independiente por Molinos Agro S.A. Esta sociedad fue creada especialmente para posibilitar el proceso de reorganización, sin embargo, Molinos todavía tiene la titularidad en un 100% y en forma directa e indirecta. En este sentido, también se informó que el personal del negocio Graneles comenzó a prestar tareas en la nómina de Molinos Agro.

En la presentación también se dejó constancia que Pablo Noceda, asume como Gerente General de Molinos Agro, luego de 19 años de gestión en la sociedad, ocupando posiciones de relevancia, entre ellas la Gerencia del Negocio de Graneles. Por su parte, Agustín Llanos, quien cuenta con 18 años de trayectoria en la compañía, asumirá como Gerente General de Molinos, dejando la Gerencia del Negocio de Marcas. Amancio Oneto, que se desempeñaba como Gerente General de la Sociedad, pasará a revistar como director de la compañía y de Molinos Agro.

Fuentes seguras confirmaron que esta reorganización societaria se da dentro del mismo grupo económico y manteniendo la misma estructura que tiene Molinos Río de la Plata. Así, la familia Pérez Companc conservará la mayoría en ambas sociedades. A su vez, la Anses posee el 20,04% del capital accionario.

Compañía en movimiento

Molinos tiene una facturación anual cercana a los US$ 3.000 millones, de los cuales un 33% se comercializa en el segmento retail, mientras que dos tercios de las operaciones están orientados a la exportación. El negocio de consumo masivo ronda los US$ 1000 millones (en 2014 fue de US$ 929,3 millones) y el resto corresponde al negocio Graneles, que ahora constituye la nueva sociedad.

Con 18 plantas industriales en el país y más de 4.300 empleados en forma directa, Molinos es una compañía líder en el mercado de alimentos, con 23% de participación de mercado en este nicho. En el negocio de marcas y consumo masivo la continuadora del negocio será Molinos Río de la Plata, pero lo que motiva la escisión del negocio Graneles es el objetivo de incrementar la participación en el complejo agroindustrial. Hoy Molinos es un proveedor global de derivados de la molienda de soja y cereales. Tiene una capacidad de molienda de 6 millones de toneladas en su planta de San Lorenzo (provincia de Santa Fe), en la cual se cargan alrededor de 200 barcos por año.

Con la división, Molinos pretende fomentar nuevas oportunidades de negocios y focalizarse en dos actividades que tienen, cada una por su lado, grandes posibilidades de crecimiento, señalan los analistas.

El argumento que está detrás es que, tanto el negocio de marcas como el de granel vienen de atravesar un largo proceso de crecimiento, que hoy les permite profundizar sus propias capacidades, basadas en una mayor independencia y autonomía. Con esta escisión, Molinos apunta a consolidar todavía más el negocio de alimentos envasados, y por otro lado, lanzar el negocio de granos y molienda para ser un proveedor de escala mundial para clientes de porte, apostando a la continua generación de valor.

Más allá de los argumentos esgrimidos por la compañía para avanzar en el proceso de separación de sus unidades de negocios, ahora se requiere que la Asamblea de Accionistas apruebe la operación y luego se informe esta instancia a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Se espera que este paso pueda completarse en los próximos meses.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés