Macri prometió ayuda al campo

18-01-2017
Compartir

En medio de la grave situación que atraviesan los damnificados por las abundantes lluvias registradas en los últimos días, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, brindó una conferencia de prensa ayer por la mañana en la Casa de Gobierno, en la que se refirió al tema y anticipó que reforzará la asistencia oficial.

En primer lugar, Macri confirmó que va a “declarar la emergencia agropecuaria” en Santa Fe, pero no quiso dar precisiones acerca de los daños totales en la provincia, ya que señaló que no quiere “apresurarse a decir cuál es la dimensión”. De todos modos, hasta el momento los expertos relevaron más de cuatro millones de hectáreas cultivadas afectadas, y contabilizan pérdidas económicas por aproximadamente US$ 1.800 millones.

“Estamos para asistir con todas las herramientas que tengamos”, expresó el Primer Mandatario, al tiempo que destacó que ya se comunicó con el gobernador Miguel Lifschitz para analizar más medidas. “Se ha movilizado a las fuerzas de seguridad, a los equipos de Desarrollo Social y de Hábitat para trabajar en conjunto con los intendentes y el Gobierno en general, porque el cambio climático sigue pasándonos factura y en la medida de lo posible hay que encontrar paliativos”, agregó en relación a las adversidades climáticas que acontecieron en la campaña actual y en la anterior, que también atravesó una cosecha colmada de inundaciones y cerró con recortes en la producción de soja.

Paralelamente, Macri hizo hincapié en la necesidad de encarar obras de infraestructura para reducir el impacto del agua. “Se pronostican quince días sin lluvias, hay que aprovechar para recomponer caminos secundarios y terciarios y que la producción se pueda poner en marcha”, dijo. “Este cambio en los regímenes de precipitaciones vino para quedarse. Hay que asistir, estar cerca, encontrar paliativos. Y luego con tiempo hay que invertir en infraestructura. Hay que hacer las obras necesarias. Algunas ya arrancaron pero hay mucho por hacer”, siguió, y subrayó que “hay muchos proyectos que fueron planeados hace diez, veinte o treinta años, como ocurría en la ciudad de Buenos Aires. Hay que concretarlas y generar trabajo del bueno. Hacerlo, es actuar preventivamente”.

“Hay que lograr mediante el diálogo y el consenso que este camino de crecimiento no se detenga, avanzar en la implementación de la obra pública en el sector hídrico, rutas, energía, puertos, ferrocarriles, hábitat, cloacas, agua potable y jardines de infantes. Es un proceso que ya está en marcha y hay que seguir potenciándolo en cada provincia”, cerró.

Buryaile dio indicios

En este contexto, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dio detalles acerca del accionar del Gobierno Nacional ante el desborde de ríos, cortes de rutas y campos anegados en los puntos clave de la región agrícola nacional.

En ese sentido, explicó que el problema mayor en Santa Fe es que el agua “desagota de Córdoba hacia allí, por lo que hay que apresurar el tratamiento obras y proyectos, ya que estas cuestiones van a seguir pasando”. “Se está trabajando con las dos provincias en el canal San Antonio, que es una obra muy importante que se va a licitar en el próximo mes y son $ 800 millones que va a invertir Nación, con un plazo de duración de veinticuatro meses”, dijo, en tanto que precisó que “aparte, estamos trabajando en otras diez soluciones hídricas en Córdoba, pero se hizo juntamente con Santa Fe y esto se está trabajando en territorio cordobés”.

En cuanto a las quejas de la provincia gobernada por Lifschitz con motivo de los canales clandestinos que algunos productores instalaron en Córdoba, Buryaile argumentó que “la desesperación de ellos muchas veces hace que, sin una coordinación adecuada, hagan canales tratando de sacarse el agua: eso es porque no hay una solución de fondo, que es lo que tiene que aparecer, una visión colectiva”.

Hablaron las entidades

Aunque ya había dado a conocer su reclamo en reiteradas oportunidades, el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe, volvió a pedir medidas concretas tras la catástrofe climática. Esta vez, solicitó “fondos extraordinarios” del Ejecutivo para los productores en emergencia y una nueva ley de arrendamientos que permita promover una rotación que favorezca la absorción y el drenaje de los suelos.

“Si esos fondos no llegan, va a ser el último período de muchos como productores agropecuarios”, advirtió. En concreto, lo que FAA pide es que sean “no reintegrables, créditos a tasa cero y a dos años”. “No solo prorrogar vencimientos sino condonar. Y a largo plazo, es necesario hablar de un seguro multirriesgo”, expresó el ruralista.

Para Coninagro Santa Fe, “esta crisis hídrica será un duro impacto económico para la provincia y el país”. Según su titular, Marcelo Braidot, “esta situación va a engrosar las villas miseria”. “Muchos productores perdieron todo lo que habían sembrado y la situación de la lechería es dramática, aquí quedó expuesta la inoperancia de muchos dirigentes”, lamentó.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés