La tecnología acelera la igualdad laboral

Fluidez digital para cerrar la brecha

25-05-2016
Compartir

“El mundo digital empoderará a nuestras hijas”. Así lo asegura el 71% de los hombres y mujeres encuestados por Accenture, que sirvieron de base para la elaboración del informe “Avanzando hacia la igualdad”. Como conclusión fundamental, el estudio señala que la “fluidez digital” puede funcionar como uno de los aceleradores más significativos de la igualdad de género en el terreno laboral, reduciendo en muchos años el tiempo estimado para lograrla.

El concepto de fluidez digital serelaciona con la medida en que las personas “adoptan y usan las tecnologías digitales para estar más informadas y conectadas y ser más  eficaces”. Esta fluidez ayuda a los trabajadores a administrar mejor su tiempo, a ser más productivos y permite una flexibilidad mayor.

Para la consultora internacional, la tecnología puede cambiar el panorama para las  mujeres de manera drástica. “Al ritmo actual de la adopción digital, es probable que los países desarrollados no logren la igualdad de género en el ámbito laboral hasta 2065, y los países en desarrollo hasta 2100. Sin embargo, si los gobiernos y las empresas pueden duplicar el ritmo al cuál las mujeres se convierten en usuarias frecuentes de la  tecnología, podríamos llegar a la igualdad de género en el lugar de trabajo para 2040 en los países desarrollados y para 2060 en los países en desarrollo”, asegura.

Parte de la solución a los obstáculos que las mujeres enfrentan en el lugar de trabajo,  que incluyen las restricciones sociales y familiares, yace en lo que la investigación de Accenture llama la “fuerza de trabajo líquida”. Según esta perspectiva, las  organizaciones deben concentrarse en facilitar que las personas tengan más logros con la tecnología, porque ese uso creciente “ayudará a que todos equilibren sus vidas personales y profesionales y accedan a nuevas oportunidades en un ambiente de  trabajo en evolución”.

De todos modos, se advierte que la fluidez digital “no es el remedio para todos los males” (aludiendo al hecho obvio de que la tecnología no puede arrasar per se con las creencias y prácticas culturales de cada sociedad), sino sólo un factor que ayuda.

Una de las revelaciones del informe es que los países con índices de fluidez digital más  altos entre las mujeres, tienen índices más altos de igualdad en el lugar de trabajo. En  este sentido, Estados Unidos tienen el puntaje total más alto en fluidez digital y, al mismo tiempo, la brecha de género es una de las más pequeñas. En contraposición, la India tiene el puntaje total más bajo de todos los países y tiene también una de las brechas más notables. Argentina, por su parte, se encuentra en la mitad de la tabla.

A partir de datos del Banco Mundial, el estudio revela que las mujeres consiguieron  niveles de educación más altos que los hombres en bastante más de la mitad de los  países estudiados, al tiempo que el índice de educación superior de las mujeres que  trabajan casi se ha duplicado en una generación. “En síntesis, las mujeres parecen aprovechar lo digital a través de su educación con mayor eficacia que los hombres. Nuestro análisis demuestra que, cuando los hombres tienen el mismo nivel de fluidez   digital, las mujeres han logrado un índice de educación más alto”, señala.

Si bien el equilibrio que ofrece la flexibilidad del trabajo desahoga por igual a hombres y mujeres, estas parecen extraer un valor mayor de la situación. “Casi la mitad de todas las mujeres que trabajan manifestó que usa la tecnología digital para trabajar desde el hogar y para acceder a oportunidades de empleo. El 41% dijo que lo digital las ayudó a equilibrar sus vidas personales y profesionales y a acceder a oportunidades de empleo”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés