La devaluación no logró frenar la “fuga turística”

23-01-2017
Compartir

Cuando llega el verano los viajeros piensan en cómo harán esta vez para escaparse de la rutina y el trabajo de todo el año. Entre quince y treinta días en algún bello paisaje del exterior son muy útiles en ese sentido y la salud mental lo agradece. Pero los que se escapan (¡y no vuelven!) con ellos son los dólares. El déficit de divisas generado por la actividad turística fue, desde 2012 hasta acá, incluso mayor que el tan mentado déficit energético.

En ese sentido, el 2016, a pesar de la salida del cepo y la gran devaluación, no fue mucho mejor e incluso la cantidad de argentinos que salió al exterior siguió creciendo y la cantidad de extranjeros se redujo.

De hecho, tal como resalta un informe de Ecolatina difundido ayer, el déficit turístico de 2016 casi duplicó al energético: mientras que en las compras y ventas externas del sector energía arrojaron un rojo de US$ 4.130 M, el sector turismo dejó uno de US$ 7.660 M.

Pero también entre 2012 y 2015 el rojo del sector turístico superó el energético, lo que se explicaba en realidad por la liquidación de dólares en el mercado ilegal (el turismo dejó un negativo de US$ 27.220 M y energía uno de US$ 23.450 M).

El costo del placer

El fenómeno del constante incremento de los viajes al exterior, complejo para una economía con restricción externa crónica, se podría decir que arrancó, tras ocho años de moderación, en 2012, de la mano del cepo y el atraso cambiario. Pero ni la salida del cepo ni la devaluación lograron, por ahora, ponerle un freno definitivo. En realidad, en comparación con 2015 el déficit de divisas por la vía turística se redujo 9%, pero como remarca Ecolatina en su informe, esta reducción se explica más por el aumento de las liquidaciones en el mercado legal que por una mejora en el gasto de los turistas extranjeros o una merma en el de los argentinos viajeros. Según el BCRA, el gasto de los extranjeros en el país cayó 13,5%. La cantidad de ingresantes, por su parte, mermó 2,5%.

Cada vez más Los argentinos, en cambio, incrementaron 1,2% sus gasto en el exterior durante 2016. Gastaron cerca de US$ 9.500 M. Ecolatina afirma: “La Encuesta de Turismo Internacional (ETI) del Indec confirma este fenómeno. Los argentinos que recorrieron el mundo pasaron de 2,6 millones en los primeros once meses de 2015 a más de 3,1 millones en igual período de 2016 (+16,5% interanual)”.

Y además remarca: “También se deduce de estas cifras que el gasto promedio de los turistas argentinos en el exterior se redujeron respecto de 2015 (en torno a 14% interanual en el acumulado a noviembre), lo cual indicaría que la devaluación de fines de 2015 y la caída del ingreso de las familias del año pasado, redujo la capacidad de gasto del turista argentino en el extranjero”.

El corto plazo

Con todo, el informe de Ecolatina concluye que la corrección cambiaria y la salida del cepo no alcanzaron para solucionar un problema que sigue creciendo y que no mostraría tampoco atisbos de solución en el futuro próximo: “Pese a los esfuerzos hechos por corregir las distorsiones del frente cambiario, en 2016 no hubo una mejora significativa del déficit del turismo internacional, lo que tampoco tendría lugar este año ya que el tipo de cambio volvería a atrasarse, lo que recomposición del salario en dólares mediante, reforzaría los incentivos a viajar al exterior”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés