El Economista - 70 años
Versión digital

vie 24 Mar

BUE 25°C
Versión digital

vie 24 Mar

BUE 25°C

Inversión, gestión y esfuerzo: claves del éxito de Toyota

La producción local de la empresa japonesa, así como sus exportaciones, han crecido sostenidamente en los últimos años

29-08-2017
Compartir

Más allá del escenario hostil que había (y que aún hoy persiste) para la producción de bienes transables por el pesado “costo argentino”, dice el economista Federico Muñoz, “hay que decir que algunas empresas han demostrado rebeldía para sobreponerse a este escenario”. Por caso ?explica? “analizando los datos del sector automotriz nos encontramos con una firma ?Toyota Argentina- cuyo desempeño diverge notoriamente del resto”.

Explica Muñoz: “A contramano de las otras terminales, la producción local de la empresa japonesa ha crecido sostenidamente en los últimos años pasando de 69.000 unidades en 2011 (5% del total nacional) a 113.000 (24% del total) en el acumulado de los últimos doce meses. Más impactante aún es la dinámica de sus exportaciones: mientras las ventas externas del resto de las terminales cayeron de 460.000 unidades en 2011 a 125.000 en el último año, las de Toyota subieron de 47.000 a 77.000, con lo que su share creció de 8% a nada menos que el 38% del total de los vehículos exportados”.

¿Cómo se explica semejante divergencia entre el desempeño de la firma japonesa y el resto de las automotrices radicadas en el país? “Para empezar, en la fase final de la era kirchnerista, Toyota Argentina no dejó de apostar al crecimiento de la producción, pese a la hostilidad del clima económico y político.

En efecto, entre 2013 y 2015 invirtieron U$S 800 millones para ampliar su capacidad de producción de 92.000 a 140.000 camionetas. Semejante escala les permite mejoras de eficiencia que ayudan a neutralizar el 'costo argentino'”, explica el titular de Federico Muñoz & Asociados.

“Sus directivos también dan cuenta de una muy baja conflictividad laboral, en lo que constituye un ejemplo raro (para los estándares argentinos) de comportamiento simbiótico entre el sindicato y la patronal para mejorar la productividad. Además, en los últimos años, debieron lidiar -como toda la industria? con la brutal caída de la demanda brasileña, destino natural de buena parte de su producción, pero a diferencia del resto de las terminales, buscaron compensar este shock abriendo nuevos mercados externos y hoy abastecen de Hilux a casi toda América Latina”.

Así, “la experiencia de Toyota nos deja como corolario una lección replicable: la economía argentina presenta severos problemas sistémicos de competitividad, pero no es imposible sobreponerse a ese déficit con inversión, gestión y mucho esfuerzo a nivel empresarial; una conducta corporativa que ?lamentablemente? no está muy difundida en el país y que quizás tampoco sea fomentada como corresponde desde el esquema de premios y castigos oficiales”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés