“Hay que frenar la inflación y bajar las tasas de interés”

El presidente de CAME pide mejorar la competitividad, reducir la inflación, bajar la carga tributaria y las tasas de interés

05-06-2017
Compartir

Entrevista a Fabián Tarrío Presidente CAME Por Carlos Boyadjian

Desde hace algo más de un mes, Fabián Tarrío tiene a su cargo la conducción de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), una tarea nada sencilla tras el largo período del histórico Osvaldo Cornide. En diálogo con El Economista, reconoce ser “cauto pero optimista”, en el marco de una agenda centrada en mejorar la competitividad, reducir la inflación, bajar la carga tributaria y las tasas de interés.

Para el Gobierno cada vez hay más brotes verdes, pero en la calle se nota una economía que no termina de arrancar. ¿Cómo ve la actividad productiva para los próximos meses?

Sabemos que al asumir el Gobierno se encontró con una situación complicada. Algunas de las medidas tomadas contemplan esto pero continúan las variables negativas de caídas de ventas y de la industria, aunque están marcando alguna desaceleración. En este sentido, somos cautos pero optimistas dado que por segundo mes consecutivo dos sectores industriales pyme muestran aumentos, los vinculados a material de transporte y agroindustria.Respecto al comercio, el comportamiento del consumidor es desigual en las regiones. En las provincias limítrofes las ventas cayeron de forma abrupta porque están muy afectadas por la competencia con Paraguay, Chile, Bolivia, Brasil y Uruguay.Pero en términos generales, en cuanto a las medidas económicas, desde que asumió este Gobierno vemos algunas positivas como la quita del cepo y la unificación del tipo de cambio, el blanqueo, se eliminaron las retenciones al campo, se actualizó el impuesto a las ganancias, cambió el mínimo no imponible, la moratoria, después de 15 años se actualizaron los reintegros a las exportaciones y ahora las pymes con deudas fiscales pueden obtener créditos en bancos públicos, otra de las medidas solicitadas por CAME desde hacía años. Pero por sobre todas las cosas, se recuperó la institucionalidad y el diálogo con los sectores, así se logró la ley Pyme y la de Emprendedores, así que creemos que si seguimos trabajando en conjunto el sector público y privado podremos ver los resultados.

¿Qué evaluación hace de la Ley Pyme? ¿Beneficia al sector o se quedó a mitad de camino?

La Ley pyme sin duda beneficia a nuestro sector e incluye reclamos históricos de CAME, sin embargo, aún esperamos que se reglamenten los artículos 10 y 11 referidos a programas tendentes a compensar a micro, pequeñas y medianas empresas en las zonas de frontera que amortice las asimetrías y desequilibrios económicos provocados por razones de competitividad con países limítrofes y los beneficios para las economías regionales. Pero además de la Ley pyme, hace falta una legislación para paliar la alta conflictividad laboral, mitigar la industria del juicio y una drástica baja de las tasas de interés, especialmente las del descubierto bancario.

Hace más de un año que caen la actividad manufacturera y las ventas minoristas. ¿Cómo se rompe la inercia?

Fundamentalmente, continuando el combate a la inflación que permita recomponer el poder adquisitivo, reactivar el mercado interno, frenar los aumentos de costos y bajar las tasas de interés. Deben seguir las medidas de fortalecimiento a las pymes como la ley de Compre Argentino, una reforma profunda del sistema tributario que reduzca la carga impositiva y elimine impuestos distorsivos, mejora de la infraestructura, en especial la que afecta a los altos costos logísticos de las pymes del interior del país, la facilitación de los trámites y eliminación de burocracia que generan pérdidas de tiempos improductivos.

Hay consenso en el empresariado en la necesidad de alivianar la carga tributaria para los sectores productivos. ¿Concretamente, qué medidas pide CAME en este punto?

Es fundamental un alivio de la carga tributaria y un replanteo general del esquema impositivo, no sólo nacional sino también provincial y municipal, a través de tasas y otros gravámenes que aplican. En concreto, desde CAME pedimos cambiar el impuesto a los Ingresos Brutos por un IVA provincial, que no encarezca cada pase de mano de un producto, ya que esto es muy nocivo para las pymes y para el consumidor final; y una baja generalizada del IVA o al menos en zonas de fronteras, que se ven fuertemente afectadas por menores impuestos en países vecinos.

¿Le sirve a las pymes un tipo de cambio de $16,30/40 como el actual?

La modificación del tipo de cambio nominal hoy no resuelve el problema de competitividad. Hace falta mejorar en forma selectiva, vía mayor reintegro de exportación, a ciertos sectores pymes y trabajar fuertemente en mejorar la competitividad del sistema económico argentino en su conjunto.

¿Cuáles son los desafíos que afrontan las pymes para una agenda de crecimiento?

Lograr una transformación de mentalidad productiva que nos permita integrarnos a un mundo globalizado, con cambios cada vez más veloces, con cadenas de valor diseminadas en diversos países. Esto va a requerir de muchas transformaciones culturales, educativas, tecnológicas y políticas, que de poder afrontarlas exitosamente, nos permita crecer con valor agregado diferenciado de manera sustentable.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés