El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

El software espera revertir la caída en sus ventas

El nuevo informe de la Fundación Observatorio PyME (FOP) revela un marcado deterioro de la actividad del sector, aunque siete de cada diez encuestados espera un aumento de su rentabilidad en los próximos meses. ¿Cuáles son las principales preocupaciones empresarias?

29-08-2016
Compartir

por Florencia Barreiro

Las ventas de las PyMEs de Software y Servicios Informáticos (SSI) de la Ciudad de Buenos Aires se redujeron 10,7% interanual en el segundo trimestre en un contexto en el que 46% de los empresarios declara un deterioro de sus ganancias. El nuevo informe de la Fundación Observatorio PyME (FOP) revela un marcado deterioro de la actividad del sector, aunque siete de cada diez encuestados espera un aumento de su rentabilidad en los próximos meses.

La situación de las PyMEs de SSI porteñas ?representantes del 64% del total país? es también peor frente a la del primer trimestre: las cantidades vendidas se redujeron 1%. De todas formas, la caída es un poco menor a la de las Pymes industriales en general (-2,8%).

Casi la mitad de los empresarios (46%) declara que la rentabilidad de su empresa empeoró en los últimos doce meses. Y, dentro de este porcentaje, 8% corresponde a quienes creen que desmejoró sustancialmente. En contraste, en esta encuesta aparece un grupo selecto de 4% que considera que su rentabilidad es mucho más alta. Si bien 71% es optimista sobre la evolución de sus ganancias, la proporción es 10% inferior a la del trimestre anterior cuando se produjo un pico de expectativas de rentabilidad.

Las perspectivas de los empresarios para el resto del año son en general positivas. Cerca de la mitad espera un aumento de sus pedidos en el mercado interno y un porcentaje similar (46%) confía en que se recuperarán las exportaciones. En este contexto de mejora de la actividad, 44% también considera aumentar sus inversiones.

Al tratar de explicar los factores que más influyen en los resultados negativos, 70% de los empresarios pone al tope de la lista la inestabilidad del escenario social, político y económico en que se desenvuelve. Enseguida aparece también la problemática de los costos, que se traduce en un escaso margen de rentabilidad.

De todas formas, en este trimestre en particular, los empresarios mencionaron con más énfasis dos problemáticas particulares. Una de ellas es la escasa demanda de los servicios brindados por la empresa y, la otra, el inadecuado equipamiento y el bajo acceso a nuevas tecnologías, cuya mención se cuadriplicó con respecto a un año atrás.

Mejora del empleo

A pesar de que las ventas y la rentabilidad arrojaron números negativos, el nivel de ocupación aumentó de forma interanual 4,7%, lo que supone un porcentaje muy positivo teniendo en cuenta que en la encuesta general de Pymes industriales este guarismo arrojó una caída de 1,8%. Este es un sector en el que la escasez de talento siempre ocupó un lugar preponderante y desde hace un tiempo se desarrollan políticas y programas especiales para aumentar la oferta de recursos humanos calificados. El sector prometió a principio de año un aumento de casi 9% del empleo y 19% de las exportaciones.

De todas formas, 91% de las empresas del sector asegura que no se modificaron las horas trabajadas en el segundo trimestre, y apenas 6% dice haberlas aumentado. La situación es levemente mejor a la del trimestre anterior, cuando 10% señaló haber disminuido horas. Esta vez, sólo 3% lo hizo, un porcentaje que contrasta frente al 20% declarado por las Pymes industriales en general. En cuanto a las expectativas, 33% considera la posibilidad de ampliar el plantel, pero nueve de cada diez no espera cambios en la cantidad de horas trabajadas.

Los salarios de los trabajadores del sector aumentaron en promedio casi 14% en el segundo trimestre, lo que supone una disminución de 2,5 puntos en comparación al promedio de las industriales (16,4%). En el primer trimestre, las remuneraciones habían duplicado las observadas entre las PyME s de toda la industria, destaca el informe de la FOP.

La suba de precios en las Py- MEs de SSI de la Ciudad resultó similar a la registrada en las pequeñas y medianas empresas de la industria manufacturera, bajo un contexto que aún presenta una elevada tasa de inflación. Los precios se incrementaron cerca de 7,7% en el segundo trimestre del año respecto al primero, lo que supone un alza anualizada de 29,1%. Para la mitad de los empresarios, los precios seguirán subiendo en lo que resta del año. Ninguno prevé una disminución.

Menos confianza

La medición de la FOP del Indice de Confianza Empresaria reveló que las empresas del sector tienen expectativas más desfavorable que en los meses anteriores. El índice se ubicó en 57,7 puntos, 4% por debajo de la medición de abril y 9% mayor a agosto de 2015. Sin embargo, tal como señala el informe, la percepción es superior a los niveles registrados durante los últimos cinco años.

“La clase media empresarial de SSI revela un deterioro en la percepción de las condiciones actuales (acorde un desempeño trimestral e interanual no muy bueno), mientras que la confianza futura prácticamente se mantiene en el nivel alcanzado en abril de este año”, señala en su informe.

Estas bajas expectativas repercuten fuertemente en las decisiones de inversión. Entre las PyME informáticas, sólo 38% considera la posibilidad de apoyar nuevos proyectos de expansión. “Las decisiones de inversión en capital fijo están influenciadas tanto por las expectativas futuras como por la percepción de la coyuntura macroeconómica y de las condiciones operativas propias de cada segmento”, destaca la FOP.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés