El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C

El sector frutícola está en grave crisis

03-03-2017
Compartir

Las llamadas frutas de pepita (peras y manzanas) enfrentan un fuerte deterioro de la actividad, con precios de quebranto pagados a los productores. Esto se da en un contexto en el que la caída del consumo en el mercado interno, el menor procesamiento de productos primarios y la pérdida de mercados de exportación, es hoy una pintura de la actividad frutícola nacional. Además, por el deterioro de los precios pagados a los productores la cosecha de peras y manzanas fue en 2016 la peor de la década y 15,5% menos que el promedio de los últimos diez años.

Un informe realizado por el Observatorio de Políticas Públicas, de la Universidad Nacional de Avellaneda, destaca que “el sector frutícola en nuestro país está atravesando una aguda crisis, que se potenció en el último año”. Y a esto contribuye un escenario cada vez más competitivo a nivel global, con nuevos actores que se incorporan a la oferta internacional.

En ese sentido, el informe destaca que “en un contexto internacional con excedentes de oferta y países competidores con estructuras de costos más competitivas, es acuciante la aplicación de políticas de sostenimiento de la actividad por medio de subsidios directos y mejora de los márgenes de rentabilidad a productores”. Además, mientras en 2015 las importaciones fueron casi nulas, en 2016 se importaron 4.000 toneladas de frutas de carozo y pepita en 2016. Esto es un incremento del 3.460%.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés