El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Crece el financiamiento con fuentes alternativas

Es la hecha a través de instrumentos diferentes a los clásicos bonos en dólares con amortización al vencimiento

26-04-2017
Compartir

En 2017, el mercado ha visto un creciente número de emisores locales recaudar fondos en el extranjero por medio de fuentes alternativas, es decir instrumentos diferentes a los clásicos bonos en dólares con amortización al vencimiento, como los bonos convertibles en acciones, los “pesos-link” y las IPO.

Según Research for Traders, “algunos emisores han abandonado los esfuerzos para recaudar fondos a través de valores denominados en US$ y están ofreciendo instrumentos de deuda vinculados al peso y regulados por la Ley de Nueva York”.

Así, por estas fuentes alternativas se recaudaron este año US$ 6.800 millones, de los cuales US$ 6.000 corresponden a un acuerdo de recompra hecho por el Gobierno a través de UBS.

Los US$ 800 M restantes fueron de empresas, como el generador de energía Albanesi para financiar proyectos por US $ 130 millones y Pampa Energía, que anunció sus planes de cotizar la primera venta de bonos convertibles internacionales de Argentina en la misma semana en que Aeropuertos Argentina 2000 confirmó una OPI en Wall Street.

Contexto regional

Esto se enmarca además en un récord histórico de emisiones de deuda por parte de países emergentes, como se registró en el primer trimestre. El apuro por colocar bonos antes de que la presidencia de Donald Trump complicara los costos de financiamiento, el optimismo respecto del crecimiento económico fuera del mundo desarrollado y cierto éxito en el combate a la inflación colaboraron para esto.

Según datos de la consultora Dealogic citados por el Finantial Times, los mercados emergentes emitieron deuda soberana por US$ 69.600 millones entre enero y marzo, el mayor número de la Historia para un trimestre y 48% más que en el mismo período del año pasado.

En el período la Argentina emitió US$ 7.400 millones en bonos en moneda extranjera y unos US$ 9.500 millones más en moneda local ($ 148.265 millones en pesos de los cuales cerca de dos tercios fueron suscriptas por entidades públicas y el resto salieron al mercado).

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, se apuró a salir a colocar deuda en dólares antes de la asunción de Trump para cubrir la mayor parte de sus necesidades de financiamiento de este año antes de que el nuevo presidente empeorara las condiciones de financiamiento. Y muchos países hicieron algo parecido.

Con las subas de tasa de la Fed en marcha los países quisieron garantizarse tasas todavía bajas de cara a necesidades de financiamiento futuras. Los datos de Dealogic muestran también un salto del 135% interanual en las emisiones de deuda corporativa de empresas de países emergentes, con US$ 105.000 millones en total.

Las regiones que lideraron las colocaciones fueron Europa del Este, Oriente Medio y Africa, que juntas tuvieron US$ 39.100 millones en emisiones soberanas, mientras que los emergentes americanos sumaron US$ 22.000 millones entre todos y los asiáticos unos US$ 8.400 millones.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés