El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 11°C

Bayer compró Monsanto por US$ 66.000 millones

Tras varios meses de negociaciones, el grupo alemán se quedó con la multinacional estadounidense.

15 septiembre de 2016

US$ 128 por acción le ofreció la farmacéutica Bayer a los directivos de Monsanto para que, finalmente, la empresa líder mundial en producción de semillas diera el sí. Es que ya pasaron cuatro meses desde que el grupo alemán iniciara las negociaciones para adquirir la multinacional e intentara fusionar así los dos segmentos en una de las alianzas más importantes de los últimos tiempos, en una operación sin antecedentes.

Las ofertas pasaron de US$ 122 a US$ 127 por acción en junio, y la semana pasada alcanzaron los US$ 127,5. “Es un precio demasiado bajo, desprestigia nuestros valores”, había asegurado al principio la firma norteamericana, que aunque se resistía a aceptar, se mostró abierta a conversaciones a lo largo del tiempo. Lo cierto es que de ahora en más la facturación comenzará a crecer significativamente, a partir del nuevo acuerdo que la alemana financiará con capital propio y externo, ya que cuenta con un fondo de US$ 57.000 millones por parte de los bancos Merrill Lynch, Crédit Suisse, Goldman Sachs, HSBC y JP Morgan.

Por su parte, Monsanto cerró su último año fiscal con ingresos por US$ 15.855 millones y un beneficio neto de US$ 2.740 millones de dólares en concepto de ventas de su ya famosos productos herbicidas fabricados sobre la base de glifosato, mientras que Bayer mueve más de 46.300 millones de euros en ventas por año, y alcanzó una facturación de 10.370 millones de euros en su división de fertilizantes y productos para la actividad agropecuaria en 2015, lo que implica una participación del 22% sobre el total de ingresos del grupo.

“Nos alegramos mucho de poder anunciar la fusión de nuestras excelentes empresas. Esta decisión es un paso importante para nuestra división de agroquímica Crop Science y consolida la posición de Bayer como empresa global e innovadora de ciencias de la vida”, dijo el presidente de la junta directiva del grupo, Werner Baumann, que aseguró que “con esta transacción logramos un notable valor para nuestros accionistas, clientes, empleados y para la sociedad”.

Paralelamente, el presidente y director ejecutivo de Monsanto, Hugh Grant, destacó que “el anuncio es la confirmación de todo lo que hemos logrado y del valor que hemos conseguido para los accionistas de la firma”.

La operación, según explicaron, estaría finalizada recién a fines del próximo año, ya que todavía requiere de una serie de controles por parte de las autoridades regulatorias de ambos países. En ese sentido, Bayer informó que accederá a una indemnización de US$ 2.000 millones si no se aprueba la transacción.

De esta manera, la ciudad de Saint Louis, en Missouri, Estados Unidos, albergará a la sede central de la división de semillas de la empresa fusionada y a la matriz en Norteamérica del negocio de agroquímica Crop Science, al tiempo que el área de productos fitosanitarios y la división Crop Science en su totalidad se ubicará en la localidad alemana de Monheim.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés