El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C

Autos: buenas ventas pero freno en fabricación y exportaciones

06-03-2017
Compartir

por Luis Varela

De mayor a menor, con una muy buena recuperación en las ventas internas y una exportación que se va haciendo cada vez más complicada, las fábricas de autos radicadas en Argentina arrancaron el primer bimestre a media máquina, entregándole al Gobierno una respuesta que lo dejó con un sabor algo amargo en la boca.

Después de un enero asombroso, en el que se vendieron 64,7% más autos que en el mismo mes del año pasado, el patentamiento de autos nuevos siguió muy firme en febrero, con 19,1% más unidades que en febrero de 2016. De ese modo, según la Asociación de Concesionarios (ACARA), en el primer bimestre el parque automotor logró patentar 152.379 unidades 0km, 44% mas que en el primer bimestre de 2016.

La diferencia puede parecer un número asombroso para cualquier observador improvisado, pero se trata apenas de una gran recuperación, con un número logrado muy bueno, pero la venta sigue muy lejos de las cifras conseguidas en los años 2011, 2012, 2013 y 2014, temporadas en las que en el primer bimestre de cada año se anotaron en promedio 170.000 unidades nuevas, es decir 18.000 más que lo conseguido este año.

De todas maneras, con este buen arranque en el sector se empieza a hablar de un 2017 completo que puede llegar a tener un patentamiento total de unos 820.000 autos, una cantidad que de cumplirse sería 27,3% por encima del número logrado el año pasado. Si eso sucediera, el 2017 se convertiría en el cuarto mejor año automotor de la historia argentina, luego de los 956.884 autos patentados en 2013 (récord absoluto), los 857.983 de 2011 y los 841.173 de 2012.

El buen nivel de patentamiento alentó a las terminales a llenar la red de concesionarios con vehículos nuevos. Según cifras de la Asociación de Fabricantes de Autos (ADEFA) el reparto a concesionarios, una cifra que demuestra lo que las terminales esperan de actividad para los próximos tres meses de ventas, tuvo una propuesta muy abundante. En enero se habían repartido 6,7% más que en enero del año pasado y en febrero se distribuyeron 25,8% más que en el segundo mes de 2016. Así, en el primer bimestre de este año se repartieron en la red 118.115 unidades, 16,4% más que el número alcanzado en enero-febrero del año pasado.

La mala noticia de este reparto es que la parte del león fue para los autos importados. Por niveles de costos, a las terminales les conviene traer autos desde el exterior más baratos que los locales. En febrero se repartieron 48% más importados que en febrero del año pasado. Y con eso en el primer bimestre se distribuyeron 83.075 importados, 28,7% mas que en enero-febrero del año pasado.

En cambio, el reparto de autos nacionales fue muy reducido. En febrero de este año se repartieron 12,3% menos unidades nacionales que en febrero de 2106. Y con eso, en el bimestre se distribuyeron 35.040 nacionales, 5% menos que en los primeros dos meses de 2016.

Con estos números se obtiene que en el primer bimestre, sobre el total de autos repartidos, el 70,3% fueron autos importados y apenas el 29,7% nacionales, cuando en los últimos años del kirchnerismo los importados se llevaban el 55% del mercado y los nacionales conservaban el 45%. Por lo que en este segundo primer bimestre con Cambiemos en el poder, los números actuales demuestran que el parque importado es el más grande de todo el Siglo XXI.

Por supuesto, esta notable ola de importados tiene dos consecuencias directas. Por un lado, las consultoras Abeceb y Ecolatina confirmaron que Argentina tuvo en el segundo mes de este año un rojo comercial de US$ 634 millones con Brasil, el peor resultado para un mes de febrero desde 2012, y el comercio de los autos fue uno de los grandes responsables de este número rojo.

Más suspensiones

Además, las fábricas locales están incrementando sus niveles de suspensiones de personal. De hecho, General Motors (GM) acaba de confirmar que, por la caída de demanda de automóviles de Brasil, su planta de Alvear (Rosario) readecuará su producción y, luego de un acuerdo con el gremio de los mecánicos (Smata), informó que suspenderá a 350 empleados desde este mes hasta el 30 de noviembre. “Durante este lapso, la empresa y Smata estarán analizando en conjunto la evolución del mercado de exportación a los efectos de definir las próximas medidas”, afirmó la empresa en un comunicado. Según informaron, este acuerdo permite mantener los dos turnos de producción en los que opera la planta.

Por su parte, Volkswagen acaba de iniciar un plan de suspensiones fijas que afecta a 600 operarios en su planta de General Pacheco. Según la carta que hizo circular la empresa, la reducción de tareas es en principio por 30 días. “La caída de Brasil es lo que nos afectó siendo nuestro principal mercado exportador”, señalaron en la firma. Smata negoció con directivos de VW en Alemania la posibilidad de extender las suspensiones hasta junio de 2018 a cambio de “garantizar la estabilidad laboral” en ese período.

O sea, el buen panorama de la venta interna no se refleja en absoluto en la actividad de las fábricas. De hecho, en febrero se produjeron 29,7% menos unidades que en febrero del año pasado: es más, para la fabricación fue el peor febrero desde 2006. Y en el primer bimestre se terminaron 50.798 unidades, 2,2% menos que en enero-febrero del año pasado. Para encontrar un primer bimestre peor hay que ir hasta 2009.

Las exportaciones

El motivo principal de la falta de actividad en las fábricas es la merma en la exportación. Según ADEFA, en febrero se exportaron 8,8% menos unidades que en febrero del año pasado. Pero como enero había sido muy bueno, en el primer bimestre se mandaron al exterior 22.685 unidades, 25,6% más que lo exportado en enero-febrero de 2016. Pero para entender bien esta cifra debe decirse que en los primeros bimestres de los años 2011 a 2014 se exportaron unas 50.000 unidades por bimestre, más del doble de lo que se está exportando este año.

La causa principal de la caída de la exportación tiene que ver con dos situaciones. Primero, la crisis en Brasil, con fuerte caída en las ventas. Segundo, el elevado precio en dólares que tienen los autos argentinos. Por el atraso del tipo de cambio, todos los impuestos, los precios de los servicios y los niveles salariales, un auto 0 Km nacional empieza a quedar fuera de competencia respecto de otros centros de oferta. En los últimos doce meses los autos argentinos anotaron subas en dólares de hasta el 25%.

Frente a todo lo mencionado, el destino de las exportaciones tuvo un reparto completamente diferente. Brasil, que entre los años 2012 y 2013 se llevaba el 90% de los autos exportados, en el primer bimestre se llevó apenas el 59,3% del total. América Central América se llevó el 10,4%, Perú 7%, Chile 6,4%, México 4,4%, Oceanía 3,4% y Colombia 3%.

Todos los datos publicados en este informe deben ser tomados con la punta de los dedos. Enero y febrero son meses en los que las terminales y los concesionarios dan vacaciones a su personal, y los números pueden tener distorsiones. Recién consolidados los números de abril, o sea del primer cuatrimestre, se podrá ir viendo cómo viene la tendencia de 2017 de manera mucho más concreta.

Distribución del mercado

Debe destacarse además que en febrero, por primera vez en varios meses -desde que Macri le bajó las retenciones al campo- la pick up Hilux de Toyota no estuvo primera en el ranking de ventas por modelo. En febrero arriba de todo estuvo el VW Gol, con 2.796 unidades vendidas, la Hilux entró segunda con 2.436 unidades y tercero en el podio estuvo el Nuevo Renault Sandero con 2.292 vehículos. En el bimestre la Hilux sigue primera con 6.834 unidades nacionales, seguida por dos autos brasileños, el Volkswagen GOL con 6.212 unidades en enero-febrero y el Renault Sandero con 5.791 vehículos.

En cuanto al reparto por marca, la alemana Volkswagen volvió al liderazgo con el 18,1% del mercado en febrero, seguida por el 13,7% de Chevrolet, Renault tuvo el 13%, Ford el 11,2%, Toyota el 10,8%, Peugeot el 9,4% y Fiat el 8,7%.

Todavía no se conocen los datos de financiamiento de febrero, pero los números anotados en enero demuestran que se están pagando otra vez más autos al contado que financiados. Son tan caras las financiaciones (un auto se llega a pagar 8 veces) que en enero se vendió 53,8% al contado y 46,2% financiado. Del total financiado, apenas el 21,7% fue con planes de ahorro, el 15,7% con financieras de las automotrices y el 7,9% a través de los bancos.

No todas las marcas se ven obligadas a vender a crédito. De cada 100 autos vendidos, Fiat colocó 61,1 financiados, Renault 57,9. Volkswagen 51,2, Citröen 50,8, Ford 49,5, Chevrolet 46,2, Peugeot 45,3 y Toyota apenas 22,5.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés