El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 13°C

Una mala noticia para la economía de América Latina

22-11-2016
Compartir

Aun no se sabe qué hará Donald Trump cuando llegue a la Casa Blanca el 20 de enero con su política hemisférica (ni con varias cosas más). Además de discriminar varias veces a los latinos y algunas menciones aquí y allá para Cuba y Venezuela, la única “política” hacia la región para ser construir un muro en la frontera con México, desde donde provienen los violadores (Trump dixit) y todo lo malo que pasa en EE.UU. Tampoco se sabe quién será su secretario de Estado ni sus funcionarios para la región ni sus embajadores.

Lo que se sabe es que, más allá de su política para la región (se espera que dedique menos recursos y atención a medida que se repliega y practica el “americanismo”), los efectos de su política económica serían negativos para América Latina en el corto plazo y, sobre todo, cuánto más cerca se encuentre el país de EE.UU. Asimismo, según los expertos eso deja la cancha abierta para que la influencia de China en la región adquiera aún más protagonismo. “Trump construye muros y Xi Jinping construye puentes”, dice el Financial Times.

Los efectos

Algunas consecuencias ya se están viendo en el terreno financiero, el primero en incorporar el shock: el dólar está subiendo en la región y las tasas de interés soberanas también. La suba del “billete” ejercerá una presión bajista sobre las commodities y la suba de tasas complicará el financiamiento soberano, limitando el margen fiscal de los países eventualmente.

Además, el interés de las empresas de EE.UU. por invertir en la región (es el principal aportante de IED, por lejos) podría mermar si Trump cumple su promesa de reducir el impuesto sobre las empresas de 35% a 15% y traer los empleos a EE.UU. Eso sería un nuevo golpe sobre el crecimiento regional, que ya era muy bajo y podría caer aún más, con los consabidos efectos sobre el desempleo y la pobreza. Pero hay más?

Una gran cuestión es la política inmigratoria. ¿Será agresivo en las deportaciones? Hay unos 50 millones de latinos hoy en EE.UU., más de 15% de la población, y muchos de ellos están ilegalmente. Una nota al pie: si bien Trump perdió entre los latinos, sacó varios millones de votos, presumiblemente de aquellos que están legalmente y deben competir con aquellos que no lo están. Sea como fuera, lo seguro es que entrar a EE.UU., por las buenas y también por las malas, se complicará más con Trump en la Casa Blanca.

Muchos no se irán de sus países (o buscarán otros destinos) y decenas de miles deberán volver a su país de origen (el mismo desde el cual emigraron en busca de un mejor futuro), poniendo presión sobre sus economías, que suelen México sería uno de los países más afectados: exporta US$ 300.000 M por año hacia EE.UU. ser poco competitivas y generan muy poco empleo de calidad, que podría ser menor aún si caen las exportaciones hacia EE.UU.

Además, eso implicará menos remesas (el dinero que los inmigrantes envían a sus países todos los meses). Según el BID, no es una cifra menor: los latinoamericanos envían a sus países casi US$ 70.000 millones por año desde EE.UU. principalmente y, en menor medida, desde Europa.

El flujo comercial es un gran interrogante también, y allí México sobresale por lejos: casi 80% de sus exportaciones van hacia EE.UU. ¡En 2015 fueron casi US$ 300.000 millones! Y varios otros países podrían empezar a enfrentar problemas para ingresar al codiciado mercado estadounidense.

Los efectos económicos negativos y la inmigración inversa podrían potenciar los niveles de inseguridad ya existentes en varios países. México, Nicaragua, El Salvador y Honduras (ya es el país con más homicidios per capita del mundo) podrían ser los más perjudicados.

“La elección de Trump es un desastre absoluto para la región”, escribió hace algunos días Jorge G. Castañeda, secretario de Asuntos Internacionales de México entre 2000 y 2003. “Ninguna región sufrirá más bajo la presidencia de Trump que el Hemisferio Occidental”, aventura. Motivos no faltan.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés