El Economista - 70 años
Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

Versión digital

mie 27 Oct

BUE 24°C

¿Trump se modera? No, por ahora

21-11-2016
Compartir

El presidente electo continúa armando su gabinete y los nombres conocidos hasta ahora idénticas características: son figuras republicanas de larga trayectoria y claramente ubicadas en un extremo ideológico. Por ahora, outsider hay uno sólo.

Según The Wall Street Journal, para el cargo de secretario del Tesoro quedaron dos finalistas: Steve Mnuchin y Jeb Hensarling. Mnuchin trabajó muchos años en Goldman Sachs y tiene un fuerte compromiso con la agenda de Trump pero su pasado en Wall Street puede ser visto como contradictorio con el mensaje antiestablishment del presidente electo. Hensarling es representante de Texas y es una figura con mucho peso en el movimiento conservador. También algunas versiones indicaban que el titular del JP Morgan, James Dimon, tenía posibilidades. Dimon estuvo recientemente en Buenos Aires y en una reunión con empresarios locales advirtió que si Argentina quiere conservar la buena predisposición de los mercados globales, tiene entre dos y tres años para mostrar avances en la reducción del déficit fiscal. Es una muestra de cuál es su forma de pensar que parece incompatible con el expansionismo fiscal que producirán muchas iniciativas de Trump. Por otra parte, distintos medios señalaron las diferentes visiones que están poniendo en evidencia los economistas que asesoraron a Trump durante la campaña

Más candidatos

A su vez, Trump se reunió el sábado con Mitt Romney, que lo había criticado duramente durante la campaña, pero ahora suena para el estratégico cargo de secretario de Estado para el cual también está anotado Rudy Guiliani. También se le ofreció el cargo de procurador general al senador Jeff Sessions conocido por sus duras posiciones en la cuestión inmigratoria. De un perfil ideológico similar, es el candidato a dirigir la CIA, el representante Mike Pompeo que tiene una visión muy crítica sobre la respuesta del presidente Obama a la amenaza terrorista.

También fue nombrado como asesor de seguridad nacional el general retirado Michael Flynn que tuvo expresiones muy duras contra el islamismo. Flynn, por ser asesor y no miembro del gabinete, no necesita, a diferencia de Sessions y Pompeo, la confirmación del Senado.

Trump cumple, como corresponde, con sus votantes y por lo tanto no hay espacio para ideas moderadas, al menos, en algunos temas.

A lo largo de esta semana se irán conociendo más designaciones y algunas de ellas son para cargos decisivos como los de secretario de Defensa y de Comercio. Mientras tanto, y para confirmar que al menos inicialmente, Trump irá a fondo con su agenda ya está trabajando en dar marcha atrás con muchas de las iniciativas de Obama.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés