El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 15°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 15°C

Trump con un mensaje más convencional

Durante el resto de la campaña combinará las tradicionales propuestas republicanas con el proteccionismo económico.

22-07-2016
Compartir

La Convención Republicana llegó a su fin y en los próximos días las encuestas dirán si sirvió para que Donald Trump subiera algunos puntos en la intención de voto. Los analistas políticos creen que es difícil que eso ocurra porque se vio un partido desunido y con poco entusiasmo.

De todas maneras, la última jornada fue la mejor de todas. Atrás quedaron el plagio de Melania Trump, el insólito discurso de Ted Cruz que no apoyó al candidato y las múltiples ausencias. Muchos senadores y gobernadores (incluido el de Ohio en donde se realiza la Convención) decidieron no asistir.

Ayer Trump se preparaba para dar un discurso con el cual aspiraba a torcer el rumbo de la campaña que hasta ahora no le resulta favorable.

Al cierre de esta edición Trump estaba por pronunciar el discurso más convencional de su campaña de acuerdo a lo que anticipó el portal Politico. Lejos de las frases más provocativas, tenía previsto desgranar un mensaje político tradicional. “Yo soy su voz”, les dirá a los estadounidenses intentando ubicarse en el intérprete del hombre común cuyas necesidades no atendería el establishment político de Washington. Buscaría un equilibrio y combinar aspectos del credo republicano tradicional con muchos elementos de nacionalismo económico. Los hechos violentos de los últimas semanas fueron el punto de partida para proponer el retorno de “la ley y el orden” recordando la tasa de delitos se incrementó en los últimos años. Los responsables de esta situación serían Barack Obama y Hillary Clinton por su política inmigratoria laxa y una estrategia inadecuada en materia de política exterior que permitió el surgimiento de ISIS. En otro plano, tenía previsto manifestarse a favor de la reducción de impuestos y sostener que el reemplazante del ultraconservador juez Scalia debía ser alguien de su misma línea de pensamiento. Hasta allí un discurso republicano típico.

Pero también introduciría mucho de su propia visión en materia económica. A su juicio, el Nafta fue uno de los peores acuerdos comerciales que haya firmado alguna vez un país y propondrá renegociarlo. Se lo adjudica a los Clinton pese a que fue inicialmente una propuesta de un gobierno republicano. También cuestionará el haber permitido el ingreso de China a la OMC y no dudará en calificar de aniquilador de empleos en Estados Unidos al acuerdo Trans Pacíficio. Y propone hacer acuerdos bilaterales y no aquellos que incluyen a varios países. Recordó que el déficit comercial del sector manufacturero es de US$ 800.000 millones y eso explica la pérdida de empleos. Ese capítulo del mensaje de Trump le generó mucho apoyo entre los trabajadores industriales. Pero también tiene previsto hacer referencias a que la situación de los afroamericanos y los latinos no mejoró durante la presidencia de Obama. De todas maneras, no hará mucho esfuerzo en lo que queda de la campaña por conquistar el voto de sectores en los cuales no tiene mucha inserción.

Lo que viene

Los ejes del discurso que estaba por pronunciar anoche para aceptar formalmente su candidatura, serán los que llevará adelante Trump en el tramo final de la de la campaña que empezará luego de la Convención Demócrata que se realizará la semana que viene.

Ahora, la acción se traslada al otro partido. Los demócratas harán el máximo esfuerzo por mostrar un partido unido que se contraponga a la imagen que mostraron los republicanos. Hillary Clinton también deberá fortalecer su figura luego de cuatro días durante los cuales los republicanos se dedicaron a cuestionarla desde todos los flancos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés