Los servicios en Japón, débiles

Confianza en baja.

13-05-2016
Compartir

La confianza del sector servicios de Japón descendió en abril a sus mínimos desde 2014 y en el organismo monetario del país crece la inclinación a profundizar el alivio monetario, lo que provocó una baja en la cotización del yen.

La Oficina del Gabinete dijo ayer en un sondeo regular entre trabajadores de distintos rubros que su percepción seguía afectada por la debilidad del gasto del consumidor y el impacto económico de los terremotos del mes pasado.

Esto se reflejó en una caída del índice recopilado en el reporte, a 43,5 en abril, la menor lectura desde noviembre de 2014. El índice del panorama a futuro registró una medición de 45,5, también el mínimo desde noviembre de ese año.

La economía japonesa se encuentra estancada pero el Banco de Japón (BOJ) se abstuvo en su encuentro del mes pasado de reforzar las compras de activos que lleva adelante para alentar la economía, dejando abierta esa posibilidad para más adelante.

Las minutas de esa reunión de política monetaria mostraron que algunos integrantes de la junta del BOJ enfatizaron la necesidad de expandir los estímulos. La última medida fue en enero, cuando el organismo adoptó tasas de interés negativas.

“Cuando sea necesario, el BOJ debería tomar medidas adicionales porque los riesgos a la baja para la economía y los precios son grandes”, dijo uno de los miembros, citado en las actas de la entidad.

Esta perspectiva contribuyó a impulsar una baja del yen a su mínimo en dos semanas contra el dólar, aunque la moneda japonesa sigue en niveles relativamente fuertes. La divisa del país asiático avanzó en el primer trimestre cuando Estados Unidos aplazó su ajuste monetario al tiempo que el BOJ también postergaba su alivio.

El yen viene apreciándose desde los niveles en torno a 123 por dólar de diciembre del 2015, llegando a un techo de 106,40 a comienzos de mayo. En los últimos días la moneda bajó hasta alrededor de 109 ante especulaciones de una posible intervención oficial en el mercado cambiario.

El gobierno de Japón está preocupado porque la fortaleza de la moneda presiona a la baja aún más a una economía anémica, al perjudicar su comercio exterior. Sin embargo, hasta ahora optó por no salir a comprar dólares, por considerar que las intervenciones son cada vez menos efectivas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés