Los directivos de la Fed alientan el ajuste monetario

John Williams y Dennis Lockhart reforzaron ayer la perspectiva de una suba en el costo del dinero

04-05-2016
Compartir

Algunos de los directivos de la Reserva Federal estadounidense reforzaron ayer la perspectiva del ajuste monetario, lo que contribuyó a impulsar las caídas de las acciones en Wall Street, también afectada por los temores acerca de la actividad económica global. Pero a pesar de la retórica cada vez más firme del organismo que dirige Janet Yellen, hay operadores que todavía se esperanzan con una Fed expansiva.

Los principales indicios sobre los futuros movimientos del Banco Central norteamericano corrieron ayer por cuenta de John Williams, el presidente de la Fed de San Francisco y Dennis Lockhart, el responsable de Atlanta. Mientras que Williams respaldó una suba de tasas en junio, Lockhart habló sobre la posibilidad de dos incrementos en el costo del dinero.

En una entrevista con Bloomberg Radio, el funcionario de San Francisco dijo que sería apropiado elevar las fed funds rates el mes que viene en caso de que la inflación continuara ascendiendo hacia la meta de la Fed de 2%, con mejoras sostenidas del crecimiento y el empleo. En tanto, su par de Atlanta dijo a periodistas: “Dos alzas de tasas ciertamente son posibles (...) dependerá de cómo evolucione la economía”.

Estos dichos se suman al giro más estricto que dio el banco central en su última declaración de política monetaria, cuando destacó la solidez del mercado laboral y pasó a un segundo plano los temores sobre China y la eurozona. Estas preocupaciones habían predominado en el pensamiento de Yellen por tres meses, después de la sacudida que sufrieron los mercados a fines del 2015.

La Bolsa de Nueva York ya había comenzado a incorporar la semana pasada el dato de una Fed más ortodoxa y ayer las acciones estadounidenses retomaron las pérdidas, con bajas en el orden del 1%. Otros activos de riesgo, como los mercados emergentes y las materias primas, también se resintieron. Los descensos fueron acentuados además por unas cifras flojas de la actividad fabril en China el mes pasado.

También pesó una proyección pesimista que dio la Comisión Europea (CE) acerca de la expansión de la eurozona. El ejecutivo de la Unión Europea dijo que el crecimiento se moderaría ligeramente este año, en momentos en que los alivios monetarios que aplicó el Banco Central Europeo (BCE) demoran en trasladarse a la economía real. “El nivel de la inversión sigue deprimido y el desempleo está muy alto”, dijo la comisión.

Los activos financieros hasta ahora venían mostrando una resistencia llamativa que contrastaba con el cambio de tono de la Fed. “Yo sigo del lado de las dos alzas ?junto con Lockhart, parecería? pero estoy tratando de entender por qué el mercado ve que es tan distinto”, escribió en un reporte Steven Englander, director de CitiFX. “Si los inversores ven los datos tan flojos como para justificar solo una suba por año, también ven (...) tasas negativas en teoría y la QE4 en la práctica”, dijo.

Esto implicaría la alternativa de que los funcionarios estadounidenses podrían aplicar el mismo enfoque que el BCE, que cobra a los bancos por mantener su dinero en depósito, y emprender una nueva ronda de flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) como las que sacaron a la economía de Estados Unidos de la crisis del 2008-2009. Las bajas de los mercados de ayer indicarían la inviabilidad de este camino.

El curso estará dictado por los indicadores. La atención se centra esta semana en las cifras de la evolución del mercado de trabajo en abril. Si bien ya se descuenta que mostrarán solidez en las categorías más generales, los economistas se fijarán en el detalle del ritmo de aumento de los salarios para anticipar la intensidad de las presiones inflacionarias.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés