Las idas y vueltas del impeachment a Dilma

El aumento de la incertidumbre se sintió en los activos brasileños, que se negociaron con una fuerte volatilidad.

10-05-2016
Compartir

El impeachment de la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, entró en zona de turbulencias ayer, cuando el presidente en funciones de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, anuló el procedimiento debido a fallas reglamentarias, lo que fue rechazado horas después por el jefe del Senado, Renan Calheiros. El aumento de la incertidumbre se sintió en los activos brasileños, que se negociaron con una fuerte volatilidad.Los últimos acontecimientos oscurecen aún más la perspectiva institucional de la mayor economía de América latina, justo en momentos en que surgen indicios de que la recesión estaría tocando fondo como para registrar un tenue repunte en 2017. El escenario político de Brasil se convirtió en un tembladeral en el que toda la clase política, de Dilma hacia abajo, enfrenta posibilidades de ser removida, como ocurrió la semana pasada con Eduardo Cunha ?el titular del puesto que ahora tiene Maranhao?.

El panorama de una transición desordenada hacia el reemplazo de Rousseff por Michel Temer agitó a los mercados, que venían de un trimestre relativamente tranquilo gracias a las expectativas de que el vicepresidente adoptaría una política económica ortodoxa inmediatamente después de su potencial asunción este miércoles. Ayer, tanto el índice Bovespa de la Bolsa de São Paulo como el real brasileño llegaron a desplomarse en torno al 4% con la anulación dictada por Maranhao.

De todos modos, en el transcurso de la tarde las acciones y la moneda brasileña recortaron las bajas y se negociaron en niveles cercanos a sus marcas recientes, alrededor de 51.100 puntos y 3,51 por dólar, respectivamente. Los operadores financieros seguían confiados en la salida de la presidenta, y su corazonada se convalidó cuando Calheiros decidió continuar con el juicio político.

Las especulaciones se centraban en la posibilidad de que el gobierno acuda al Supremo Tribunal Federal para rechazar el procedimiento en la Cámara Alta, apoyándose en la orden de Maranhao. Los comentaristas políticos decían que el STF ignoraría a esta jugada, optando por no intervenir en el proceso político.

Mientras, el contexto macroeconómico sigue mostrando algunas luces en medio de la peor recesión que sufre el país en décadas. El sondeo Focus, que el Banco Central de Brasil publica todos los lunes para resumir la visión del consenso de los economistas, apuntó mejoras graduales en las proyecciones para el PIB tanto de este año como de 2017, así como también de la inflación en 12 meses.

La estimación de la recesión brasileña en 2016 fue reducida a una caída de 3,86% frente al 3,89% de la semana pasada. Aparte, para el próximo año el Focus elevó el panorama de crecimiento a 0,50% desde 0,40%, mientras que disminuyó el ritmo de aumento de precios al consumidor, a 5,62% desde la tasa de 5,72% prevista en la edición de la semana anterior. El principal dato económico brasileño que se conocerá esta semana es la cifra de ventas minoristas de marzo, para la que se espera otra retracción grande.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés