El Economista - 70 años
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C
Versión digital

dom 02 Oct

BUE 14°C

La expansión de la economía global se consolida

El nivel de actividad tiende a crecer en todas partes y los bancos centrales empiezan a ajustar sus políticas monetarias

09-11-2017
Compartir

Las tendencias de la economía global están claras. El nivel de actividad tiende a crecer en todas partes y los bancos centrales empiezan a ajustar sus políticas monetarias, pero sigue sin estar claro en qué momento se acelerará la tasa de inflación en los países ricos.

Ayer, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo difundió sus pronósticos económicos para los 37 países que lo integran, ninguno de ellos desarrollado. En promedio, el crecimiento esperado para 2017 pasó de del 2,4% que preveía en mayo a 3,3% mientras que para 2018, la corrección alza  fue de 2,8% al 3%.  Además, ningún de los países considerados tendrá una retracción, ni este año ni el próximo.

Esas proyecciones están en línea con las que hizo recientemente el FMI y la OCDE. Luego de años de políticas monetarias expansivas como consecuencia de la crisis desata en 2008, los frutos comienzan a verse.  Esto permite que los principales bancos centrales, lentamente, comiencen a ajustar sus estrategias. Ya lo hicieron en Inglaterra, Canadá y Japón mientras que el Banco Central Europeo comenzará a reducir el monto de la compra de bonos y la Reserva Federal subirá las tasas en diciembre luego de ya haberlo hecho en dos oportunidades  durante este año.

De todas maneras, ni en la zona euro ni en Estados Unidos, la tasa de inflación se acerca al 2%. Pero los diagnósticos difieren porque mientras las autoridades de la Fed, empezando por Janet Yellen, consideran que la tasa de inflación tenderá a subir, las del BCE pronostican un escenario bajista para los primeros meses de 2018.

En cualquier caso todos los países se benefician del crecimiento global y aunque los gobiernos quieran atribuirse los méritos, el contexto mundial es clave. Este año se disiparon algunas preocupaciones de 2016  como la caída del precio del petróleo y la desaceleración de China.

La economía más grande del mundo, la de Estados Unidos es una de las más beneficiadas por el nuevo marco.  En los últimos meses, las exportaciones crecieron a una tasa mayor que las importaciones y el frente externo aportó un cuarto de punto a la suba del PIB. Esto es consecuencia de la expansión económica que muestran los principales socios comerciales del país. Si bien Donald Trump se adjudica una responsabilidad directa en el mejor desempeño de la economía estadounidense y en la suba de los mercados. Sin embargo, no puede desconocerse la influencia de las mejores condiciones globales y que otros mercados bursátiles subieron más que Wall Street desde que Trump fue electo en noviembre del año pasado.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés