El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 11°C

La elección está definida en favor de Hillary

Sólo un hecho excepcional, al margen de la voluntad de los candidatos, podría modificar el resultado.

05-08-2016
Compartir

por Juan Radonjic

Como era previsible, Hillary Clinton le sacó una enorme ventaja a Donald Trump en todas las encuestas luego de las convenciones partidarias. La demócrata fue un éxito y la republicana estuvo plagada de inconvenientes. Además, en los últimos días Trump no se cansó de cometer errores no forzados que le enajenaron algún sector del electorado.

Hillary no sólo está ganado en las encuestas nacionales por nueve puntos de diferencia sino que obtiene una considerable ventaja en aquellos estados que no tienen un patrón fijo y que pueden cambiar sus preferencias de una elección a otra. Se los conoce como “swing states” o “púrpura” ya que no pueden ser considerados ni demócratas (azules) ni republicanos (colorados). Uno de ellos es Pennsylvania y ayer se conoció una encuesta que le otorga a Hillary una ventaja de 49% a 38%. La candidata demócrata también se impone en Nueva Hampshire por 47% a 32% y el dato relevante es que en ese estado perdió contra Bernie Sanders en la primaria realizada en febrero. Eso daría la pauta de que los votantes de Sanders apoyarán a Hillary en noviembre. En otros estados que aparecían como muy reñidos y en los cuales se preveían duras batallas electorales, como Florida, los sondeos le dan una ventaja de seis puntos a Hillary.

Las alternativas 

La pregunta es si a menos de cien días de las elecciones se puede revertir esa tendencia. Y la respuesta es que sí pero sólo en la medida de que se produzca alguno hecho excepcional, ajeno a la voluntad de los propios candidatos, que altere por completo el ánimo de los votantes. Pero si nada extraordinario ocurre, la elección está definida en favor de Hillary. Y es poco lo que puede hacer el candidato republicano para torcer el rumbo de la campaña y cambiar su destino. Parece altamente improbable que Trump supere ampliamente a Hillary en los tres debates presidenciales previstos. La coalición social que sostiene a Trump, con base en los hombres blancos de mediana educación y los sectores más radicalizados de la base republicana, es insuficiente para ganar una elección en una sociedad multicultural como es hoy la estadounidense. Frente a ella Hillary cuenta con el apoyo mayoritario de las mujeres, de los segmentos de la población con mayor educación y de todas las minorías relevantes. Además de la demografía, la favorecen las tendencias electorales recientes y contar con el respaldo de un partido más unido. Demasiado para Trump a menos de cien días de las elecciones. Game over.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés